Los peores videojuegos de velocidad de la historia

Los peores videojuegos de conducción de la historia

La industria del videojuego todavía es joven, pero uno de los géneros que la ayudaron a hacerse fuerte y a ser lo que es hoy en día fue el de la conducción y la velocidad, que proporcionó títulos desde bien comenzada la historia del ocio electrónico. Con el paso del tiempo hemos tenido productos de muchísima calidad y, de hecho, actualmente el género vive un momento dulce gracias a propuestas para todos los gustos.

Sin embargo no siempre se puede acertar y es por ello que hoy queremos demostrártelo con una lista con algunos de los peores videojuegos de conducción, carreras, coches o como prefieras llamarlos. Estas son nuestras propuestas, pero como siempre nos encantaría que nos comentaras las tuyas propias en la caja de comentarios. ¿Cuáles son los peores juegos de carreras que has probado nunca?

Desert Bus

¿Te imaginas un juego de conducción en el que no haya que hacer nada de nada? Pues eso es Desert Bus. Tu labor consiste en controlar un autobús desde Arizona hasta Las Vegas, pero no hay tráfico la carretera es una recta infinita y, para más inri, no se puede pausar hasta que el trayecto completo haya sido superado. Si lo que te apetece es aburrirte un rato es totalmente recomendable.

Big Rigs Over the Road Racing

Ves en la portada un camión con remolque siendo perseguido por un coche de policía y dices “oye, pues tiene buena pinta”. Pues no. Este juego era todo un engaño. Al comenzar a jugar nos dábamos cuenta de que no había coches de policía y que las carreras eran una estafa, pues nuestros rivales ni se movían de la línea de meta. Por su fuera poco, podías atravesar cualquier obstáculo.

SPOGS Racing

La Wii ha tenido la mala fortuna de contar con algunos títulos de conducción verdaderamente penosos. SPOGS Racing es uno de ellos. Y es que aquí no controlábamos vehículos, sino neumáticos decorados de una forma muy cutre. Loopings y curvas locas para un juego que, sin embargo, tenía poco de divertido y mucho menos de bien hecho.

Hooters Road Trip

Como videojuego de carreras era deficiente: aburrido, monótono y gráficamente flojo. Pero lo peor de todo era que estaba basado en la franquicia de comida rápida Hooters, caracterizada por sus camareras ligeras de ropa. Y ese era precisamente el aliciente que sus creadores priorizaron en el título por encima del gameplay. En cada prolongado tiempo de carga salían algunas de estas camareras para amenizar la espera.

Fast & Furious Showdown

Sagas como Burnout o Need for Speed han creado escuela. Tanto es así que grandes licencias cinematográficas como Fast & Furious tomaron ejemplo de ellas en su salto a los videojuegos. Sin embargo Showdown no lo hizo como hubiera cabido esperar. Y es que además de estar gráficamente desfasado y tener bugs a tutiplén, este título no penalizaba chocar con el tráfico, pues simplemente los vehículos salían volando por encima de nosotros.

Yaris

Si vas a hacer un videojuego publicitario, aunque sea gratuito, al menos hazlo bien. Yaris fue un título creado por Toyota para promocionar su nueva línea de vehículos. En él podíamos controlar tres modelos distintos que tenían incorporada un arma en su parte superior. Con ella debíamos disparar a diferentes obstáculos en unos circuitos cerrados y sin ningún tipo de gracia. Aburrido y, podríamos decir, lamentable.

Cerrar