Los peores videojuegos RPG de la historia

Los peores videojuegos RPG de la historia

Durante su historia, los videojuegos han tenido diversos géneros fuertes. Cada época tenía el suyo, pero si alguno ha sabido resistir el paso de los años y hacerse fuerte con propuestas sorprendentes y maravillosas cada año ese ha sido el género de los RPG o juegos de rol. Sin embargo, y como siempre en cada género, hay propuestas que es mejor que nunca hubieran visto la luz.

Hoy queremos presentarte algunos de los peores títulos de rol que ha habido durante los últimos años. Son aquellos a los que cualquier amante del género no debería acercarse ni aunque fuera el último juego sobre la faz de la Tierra. Estas son nuestras propuestas. ¿Te sobra alguna o añadirías alguna más a esta lista de los peores RPG de todos los tiempos?

Robopon

No cabe duda de que Pokémon es una de las sagas roleras más exitosas de todos los tiempos. Es por ello que obras como Robopon trataron de seguir sus pasos… copiándolo absolutamente todo. Nuestro abuelo nos daba un robopon y teníamos que hacernos con todos los de la isla para derrotar a los siete expertos en robopon. Lo más gracioso es que Robopon tuvo en Japón tres versiones: Sun, Moon y Stars, de modo que Pokémon se la ha devuelto con su última entrega.

Mistmare

No existe nada peor que un juego de rol con un control tan poco pulido que lo haga completamente injugable. Eso es lo que le ocurría a Mistmare, que llegó bajo una interesante premisa: teníamos que recorrer medio mundo para demostrar que un acusado de asesinato y anticristo por la Iglesia no era culpable de sus crímenes. El juego tenía tres controles: en primera personas, en tercera persona y en una tercera en la que nos desplazábamos mediante clics. Con los dos primeros íbamos más lentos que el caballo del malo, mientras que con el tercero nos enganchábamos en cada esquina.

Secret of Evermore

Este título de rol americano levante pasiones y odios a partes iguales. Por un lado hay quien sostiene que el juego es una copia de Secret of Mana y no solo en el título, sino en sus mecánicas jugables. Pero hay más, pues un enorme número de sus jugadores le reprochan que su argumento, su historia y su universo en general es soso, aburrido y que incluso está mal diseñado.

Raven’s Cry

Una aventura de rol piratesca debería haber funcionado, pero no lo hizo. El título estaba previsto para 2013 y acabó saliendo en 2015, pero eso no es lo peor. Aunque a bordo de nuestro barco era divertido, cuando bajábamos a tierra todo se torcía: misiones de recadero cuando somos un sanguinario pirata, una inteligencia artificial enemiga deplorable (a veces incluso dejaban de atacar) o tener que recorrer infumables distancias para poder reparar el barco en lugar de hacerlo con un simple clic en un menú rápido son algunos de sus peores ingredientes.

Falling Stars

Bajo una estética simpática y colorida, Falling Stars fue un RPG centrado en un público extremadamente infantil, algo que deja claro su ridículo nivel de dificultad. Además de unos personajes prototípicos, la infantilidad de Falling Stars quedaba patente cuando veíamos que los monstruos tenían un aspecto muy agradable en vez de ser temibles. Los combates se desarrollaban con un estilo similar a piedra, papel, tijera, pero eso no es lo peor. Nuestra protagonista, Luna, era capaz de curar sin coste alguno y tantas veces como quisiera a su koala (que atacaba por ella), por lo que era imposible morir.

Dark Messiah of Might and Magic

Es triste que una buena idea quede completamente empañada por un envoltorio penoso. Eso es lo que le ocurrió a Dark Messiah of Might and Magic, que nos mostraba el universo Might and Magic en primera personas. Con un diseño de niveles bastante cuestionable, el título flaqueaba también a nivel de rendimiento pese a que se movía en el motor Source. Por si fuera poco, su vertiente online se veía mermada por la ausencia de jugadores y por unas constantes caídas de los servidores.

Cerrar