Los personajes de videojuegos que conseguirán sacarte una carcajada con mayor facilidad

En el mundo de los videojuegos disfrutamos con mucha frecuencia de propuestas repletas de acción, pero también tenemos emotividad, dramatismo, terror, rompecabezas y experiencias más enfocadas a un público infantil. Lo que encontramos con menor frecuencia es el humor, que parece no ser del agrado de la mayoría de desarrolladores y guionistas de videojuegos por mucho que la industria haya madurado y crecido.

Sin embargo hoy queremos demostrarte que sí hay videojuegos muy graciosos. Y es que hemos preparado una lista que encontrarás tras estas líneas introductorias en las que hemos elaborado una selección de personajes de videojuegos que conseguirán sacarte una carcajada con gran facilidad, y eso que sus tipos de humor son muy diversos. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Nathan Drake (Uncharted)

El protagonista de la saga Uncharted es un cazatesoros intrépido y que siempre hace gala de un humor muy socarrón. Siempre tiene una broma en la boca, aunque le estén apuntando con una pistola o su vida penda de un hilo. Le ha ido bien siendo un bocazas, así que para qué cambiar ahora. Ese humor sarcástico lo complementa con una torpeza innata y su siempre presente e inseparable amigo Sully, que también tiene lo suyo.

Duke (Duke Nukem)

El protagonista de la franquicia homónimo Duke Nukem es uno de los personajes más divertidos de todos los tiempos en el ocio electrónico y lo es por deleitarnos siempre con algunas de las bromas más salvajes que hayamos visto nunca en un videojuego. El humor salvaje, rudo, escatológico y sexual siempre está presente en su manual y es por ello por lo que la saga tuvo tanto éxito en sus inicios, aunque ahora ya no tanto.

Papyrus (Undertale)

El objetivo principal en la vida de Papyrus es hacerse con un humano para ser admitido en la Guardia Real y eso es precisamente lo que intenta hacer con el protagonista de Undertale. Le gusta aparentar que es duro y no tiene piedad, pero en el fondo no es más que un esqueleto carismático y sensiblero que teme hacer daño a quien no lo merece. Sus cambios de humor son lo que, precisamente, hace que sea un personaje tan divertido.

Capitán Qwark (Ratchet & Clank)

Copérnico Leslie Qwark, más conocido como Capitán Qwark, es uno de los personajes más emblemáticos de la saga Ratchet & Clank, pues luchó contra el Dr. Nefarius y se alió con villanos para obtener más fama y reconocimiento. Lo gracioso de este villano es que siempre intenta hacerse el valiente, pero al final no es más que un cobardica en busca de admiración, lo que le ha llevado a redimirse en alguna que otra ocasión.

GLaDOS (Portal)

Para muchos GLaDOS es la mejor villana que ha dado la industria del videojuego. Y no es para menos, pues su presencia en el primer Portal era intimidante, tanto por su voz robótica como por sus acciones. Sin embargo, lo más curioso de GLaDOS es que tiene un lado cínico de lo más divertido. Además de ser una fantástica villana también es una humorista nata y conseguirá hacer que riamos con las pullas que nos va soltando.

Claptrap (Borderlands)

Con este personaje de la saga Borderlands no suele haber término medio: o lo amas o lo odias. Es posible que te resulte insufrible, pero si ese no es tu caso estamos seguros de que conseguiría sacarte buenas risas durante sus aventuras. Y es que este multifunciones tiene una personalidad muy marcada: es increíblemente entusiasta (a veces demasiado), pero por otra parte también es un auténtico cobarde, lo que le otorga mucha personalidad.

Sheogorath (The Elder Scrolls)

Es el príncipe daédrico de la locura, los artistas y los ausentes, de modo que ya puedes imaginarte que tiene un poco de todo ello en su personalidad. Este personaje de la saga The Elder Scrolls tiene un carácter muy marcado y disfruta llevando a los mortales a la locura u obligándoles a hacer tonterías o trivialidades. En su versión original tiene un exagerado acento que mezcla el irlandés con el escocés, lo que le da un punto extra de comicidad.

 

Cerrar