Los personajes de videojuegos que más evolucionaron de un juego al siguiente

Los personajes de videojuegos que más evolucionaron de un juego al siguiente

Hace años, cuando se daba con la tecla y se creaba un personaje de videojuego mítico, su aspecto permanecía invariable por más que pasara el tiempo. Le ha ocurrido a Mario, Sonic, Crash Bandicoot y muchas otras mascotas de las compañías. Sin embargo el mundo del ocio electrónico madura y, gracias a ello, las historias que se nos van contando son más realistas y, como consecuencia, avanzan con cada nueva entrega.

Al hacerlo los personajes protagonistas también crecen y evolucionan de un videojuego a otro y eso es precisamente de lo que queremos hablarte hoy: de esos personajes que evolucionaron y cambiaron mucho de uno de sus juegos al siguiente. Algunos han cambiado físicamente, otros los han hecho psicológicamente y otros simplemente han sido reinventados para adaptarse a los nuevos tiempos.

Clementine (The Walking Dead)

La tercera temporada del The Walking Dead de Telltale está a punto de estrenarse y es un buen momento para recordar la evolución de Clementine. En la primera tanda de episodios tan solo era una niña con lógico miedo por todo lo que le rodeaba, mientras que en la segunda ya tenía un sorprendente grado de autosuficiencia. Clem se ha convertido en toda una superviviente.

Marcus Fenix (Gears of War)

El bueno de Marcus Fenix, protagonista de la saga Gears of War, siempre fue un tipo rudo, duro y valeroso. Nada de eso cambia en Gears of War 4 (de hecho se incrementa su mala leche), pero el tiempo pasa para todos y Marcus luce un aspecto mucho más desgastado tras más de dos décadas después de los acontecimiento de Gears of War 3. En combate, eso sí, se mantiene fresco como un chaval.

Elena Fisher (Uncharted)

Uno de los mejores personajes que hemos podido disfrutar durante el presente 2016 también es uno de los que más ha evolucionado. Hablamos de Elena Fisher, la coprotagonista de la saga Uncharted y cuyo cambio de la segunda a la tercera entrega fue abismal. Sin embargo, la auténtica madurez ha sido alcanzada en Uncharted 4, donde hemos visto a un personaje vivo, realista y creíble.

Desmond Miles (Assassin’s Creed)

La evolución de Desmond en la saga Assassin’s Creed es diferente a la del resto de personajes. Y es que sus cambios son gracias al efecto sangrado del Animus, que consiste en que poco a poco va adquiriendo las habilidades de sus antepasados Asesinos. De este modo, el bueno de Miles se va convirtiendo en una máquina imparable conforme avanzan las entregas.

Emily Kaldwin (Dishonored)

Otro videojuego que ha vivido un gran salto temporal entre su primera y segunda entrega ha sido Dishonored. En el primero Emily Kaldwin era un personaje accesorio y era, básicamente, una niña. En la segunda parte ya es toda una mujer y es elegible por el jugador para completar toda la aventura. La emperatriz ha conseguido poderes y habilidades que en poco o nada recuerdan a la niñita del primer Dishonored.

Triss Merigold (The Witcher)

Aunque el verdadero cambio significativo en Triss Merigold se produjo del salto de los libros de Sapkowski al primer The Witcher, lo cierto es que el avance de la trama para The Witcher 3 hizo que la hechicera variara su comportamiento. La reaparición de Ciri y, sobre todo, de Yennefer en la historia hizo que CD Projekt RED tuviera que cambiar algo al personaje de Triss, aunque respetando lo anteriormente ocurrido.

Solid Snake (Metal Gear Solid)

Pocos cambios más notorios que el de Solid Snake podremos encontrar. Y es que el jovenzuelo que controlábamos en Metal Gear Solid y que veíamos desde los ojos de Raiden en Metal Gear Solid 2 tiene poco que ver con el aparente anciano que manejamos en la cuarta entrega numerada de la saga. Todo ello como consecuencia de unas células que envejecen mucho más rápido por ser un clon.

Lara Croft (Tomb Raider)

La última gran evolución de la lista la ha de protagonizar el personaje que más ha cambiado últimamente. Y es que el reinicio de Tomb Raider ha supuesto el fin de la Lara Croft estilo Angelina Jolie y ha dado paso a una joven Lara mucho más inexperta, humana y creíble. Aunque bueno, siendo sinceros, en Rise of the Tomb Raider ya se ha convertido en una auténtica máquina de matar.

Cerrar