Los personajes de videojuegos que más han cambiado desde que aparecieron

El tiempo pasa para todos, tanto fuera como dentro de los videojuegos. Los jugadores crecemos, pero los personajes que nos acompañan durante nuestras partidas, también. La industria ya acumula unas cuantas primaveras a sus espaldas, las suficientes para que podamos ver cómo algunos de los iconos más reconocidos de ésta han cambiado, y bastante.

Los más veteranos seguramente estén afirmando con la cabeza mientras leen esto, incluso los más jovenes también. Aquellos famosos protagonistas, incluso sus compañeros, han crecido mucho, o más bien, han sido rediseñados durante todos estos años. Así que, para mantener el recuerdo de su primera aparición, y de paso dejar claro que no son como eran, vamos a pasar lista para enseñaros los personajes de videojuegos que más han cambiado desde que aparecieron por primera vez.

Puercoespines, guerreros espartanos, cazadoras de tesoros… No importa qué o cómo fueran, a todos ellos se les nota la edad, aunque muchos ahora parezcan incluso más jóvenes que cuando los conocimos con aquella primera toma de contacto.

 

Sonic

Poco queda de aquel erizo simpático y rechoncho que conocimos en la era de Mega-Drive. Aunque SEGA ha vuelto a traerlo, antes de que el Sonic Clásico reapareciera, estuvimos varios años acompañados del Sonic moderno, una versión más estilizada y adaptada a los tiempos más modernos. Se ve que ni los puercoespines se libran de pegar el estirón.

 

Lara Croft

En este caso, el cambio está bastante justificado. La poligonal Lara a la que acompañamos en la primera PlayStation y la que pronto veremos en Shadow of the Tomb Raider son muy distintas tanto en apariencia como en comportamiento. No es de extrañar, ya que la saga ha pasado por un proceso de reinicio total, en el que es evidente que haya un lavado de cara notable.

 

Solid Snake

Si comparamos al Solid Snake del primer Metal Gear, el de MSX, con el de Metal Gear Solid 4, nos damos cuenta de cómo pasan los años incluso en los videojuegos (aunque su caso es especial). No hay ni rastro de aquel que nos acompañó en la máquina de 8 bits, ahora es mucho mayor y se encuentra bastante más demacrado. ¡Hasta se ha dejado bigote!

 

Pac-Man

El legendario «Come-Cocos» está irreconocible. Ha pasado de ser un disco amarillo con boca a tener brazos, piernas y hasta cejas. Puede que su último diseño no sea del todo acertado, pero desde luego refleja a la perfección que ha crecido, y mucho, desde que correteaba por pasillos oscuros escuchando música pastillera y repetitiva.

 

Link

Aunque siempre posee ciertos rasgos similares, desde el Link de NES hasta el Link de Switch hay un cambio brutal. El protagonista de la saga The Legend of Zelda rara vez ha repetido estilo y apariencia, es uno de los personajes más cambiantes que hemos conocido. Hasta en su última entrega, Breath of the Wild, ha sido capaz de renunciar a los ropajes verdes, esos que tanto le caracterizan.

 

Kratos

El fantasma espartano no solo ha cambiado de complexión y se ha dejado barba, también se ha convertido en padre. Que lo hayamos dejado para el final no tiene tanto que ver con su cambio de aspecto, que también; sino por todos los cambios que también ha sufrido a nivel psicológico. Ahora tiene la gran responsabilidad de cuidar y enseñar a su hijo, Atreus, y el entorno no parece querer ponérselo fácil. Ha pasado de ser un sanguinario guerrero a un padre protector.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar