Los QTE más impresionantes que hemos disfrutado en videojuegos

Los QTE más impresionantes que hemos disfrutado en videojuegos

Para muchos otra forma de hacer que se desarrolle la acción, para otros tantos, una mecánica que no hace más que encorsetar la jugabilidad. Los QTE, también conocidos como Quick Time Events, han cobrado una gran presencia en los videojuegos durante los últimos años. Su planteamiento es sencillo: un botón, o varios, aparece en pantalla para que lo pulses en el menor tiempo posible y la secuencia siga hacia adelante.

En algunos títulos esta práctica se llevó a límites demasiado exagerados, rompiendo gran parte del ritmo del juego; pero en otros los resultados eran realmente espectaculares. La gracia de estos eventos es que permiten dar un toque más cinematográfico a las secuencias y, a la vez, que el jugador se sumerja en ellas a través de una mayor interactividad. Y lo cierto es que, cuando los equipos de desarrollo, las aprovechaban como es debido, eran y son de agradecer.

Hoy os vamos a hablar de los QTE más impresionantes que hemos visto, y jugado, en videjuegos. Algunos con una brutal carga dramática, otros muy divertidos y unos que eran desternillantes. A continuación os los dejamos y de paso os invitamos a compartir con nosotros aquellos Quick Time Events que os marcaran especialmente.

 

Shenmue

A pesar de su antigüedad, Shenmue ya supo hacer algo bastante interesante con los QTE. Cuando tocaba perseguir a alguien por las calles de la ciudad, los reflejos pulsando botones eran tan importantes como espectacular y divertida la secuencia de la que éramos testigos (y partícipes). Puede que a día de hoy no luzca tanto, pero en su momento dejó a más de uno boquiabierto.

 

Call of Duty: Modern Warfare 2

La saga Call of Duty ha ganado una popularidad descomunal en esto de los Quick Time Events («Press 'F' to pay respect», seguro que os suena), y no es por algo azaroso. El final de Modern Warfare 2 demuestra a la perfección que, cuando quieren, los chicos tras la saga son capaces de crear momentos realmente tensos y espectaculares. ¿Arrancarte un cuchillo del cuerpo para lanzárselo a tu enemigo? Brutal.

 

Catlevania: Lords of Shadow

El combate contra el mismísimo Satán no podía ser menos que espectacular. MercurySteam quiso darlo todo en un encontronazo en el que Belmont era capaz de luchar de tú a tú contra el gran demonio y golpearle con sus propios puños. Había muchas secuencias de este tipo en el juego, sobre todo contra los jefes, pero la de esta batalla es, sin duda, la mejor de todas las que hay.

 

Resident Evil 4

El combate de machetes entre Leon y Krauser es el ejemplo de QTE bien implementado. Esta entrega que transcurría en una España algo distinta contaba con varias secuencias que requerían machaque de botones, pero en esta había que ser precisos y muy rápidos. El resultado era una victoria y una escena realmente intensa. De las mejores que hemos visto y jugado en todos estos años.

 

Metal Gear Solid 4

Parte de la recta final del juego, con Snake soportando unas ondas que lo están llevando a la muerte. Una secuencia espectacular y realmente tensa, en la que, mientras avanzamos constantemente, vemos cómo el conflicto está llegando a un punto de no retorno mientras la música se cuela en nuestros oídos. Es una de esas experiencias que vale la pena jugar, aunque te tenga machacando un botón constantemente.

 

Tales from the Borderlands

En el cuarto episodio, Rhys se disfraza como Vasquez y se ve envuelto en un tiroteo totalmente intenso y fuera de lo habitual. Nada de armas reales, pólvora o explosiones, el despliegue audiovisual de este encontronazo tiene como protagonistas a los dedos y las bocas de los personajes, y no precisamente porque se los claven unos a otros. El nivel es tan alto que os hemos dejado el vídeo para que lo veáis en todo su esplendor.

 

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.
Cerrar