Los secretos de la banda sonora de Doom, al descubierto

Los secretos de la banda sonora de Doom, al descubierto

Doom ha vuelto, y lo ha hecho a lo grande. Con un juego bestial y lleno de homenajes y cariño hacia la obra original de John Carmack y John Romero que cuida hasta el más ligero detalle. Y eso incluye a su banda sonora, fruto del talento del músico Mick Gordon, quien ha conseguido darle el toque necesario a la música de acompañamiento para hacernos sentir que realmente hemos viajado al infierno en las botas de un marine legendario y duro como él solo.

“Ese riff original es icónico. Es Doom”, dice Mick Gordon en la primera parte de esta entrevista en dos partes grabada en vídeo. “Quería dar con un modo de hacerlo más grande y más audaz. Lo primero que hice fue recrear el riff en un tono un poco más bajo. Cuando lo tocas de esta manera da la sensación de ser más agresivo. Pero pensé que debía ser incluso más grave, así que me hice con una guitarra de nueve cuerdas para poder bajar aún más el tono.” Pero además de mantenerse fiel a las sensaciones que inspira el juego, Gordon quiso mantener la tecnología empleada en la banda sonora del Doom original, combinando guitarra eléctrica y sintetizador.

Incluso el mismísimo infierno de Doom le inspiró a este músico desde algunos de los elementos de sus decorados. Como los grandes monumentos monolíticos quebrados que flotan sujetos por una misteriosa energía. “Traté de imaginar cómo sonaría esta energía. Tuve la idea de descomponer las ondas de sonido y el ruido y pulsar ritmos sobre ambos con un equipo analógico.” El resultado es el tema Hell Keep, ciertamente inquietante. De hecho, Gordon confiesa que acabó usando el equipo analógico para “corromper la pureza del sonido y el ruido” y dar ese toque industrial y tecnológico pero también caótico a la banda sonora del juego. Descubre cómo suena el trabajo de Mick Gordon en los vídeos que te ofrecemos. 

Publicaciones relacionadas

Cerrar