Los shooters más raros de la década de los 90

Por muy pacifista y objetor de conciencia que sea uno, hay que reconocerlo, los juegos de disparos siempre han sido una popular elección para pasar el rato frente a la pantalla del ordenador. Costó su tiempo perfeccionar el género y un poco más llevarlo a consolas, algo con lo que muchos no contaban y se mostraban incrédulos al respecto. Pero los FPS han venido para quedarse mucho tiempo. Y de la mano se trajeron unos cuantos primos la mar de raros que son muy representativos de los años noventa.

En el principio fueron Wolfenstein 3D y Doom, y luego surgieron sus imitadores. Algunos lo hicieron muy bien, pero luego hay casos que es mejor darles de comer aparte. En PCGamer se han acercado, imaginamos que con una mezcla de prudencia y misteriosa fascinación,, a algunos de ellos que hay que verlos para ceeérselos y que nos presentan en una selección de 10 títulos.

Diez juegos que son maravillosamente estrambóticos y extraños pero que quizá a día de hoy no instalarías en tu ordenador y cubren frentes tan dispares como el mundo de los negocios, la Biblia o el ámbito del software educativo. Adéntrate en ellos si te atreves, comenzando por:

 

 

Chex Quest: Algunos juegos los inspiran películas, libros, o cómics. Este lo inspiró un cereal. Un clon de Doom apto para menores para promocionar esta marca que aquí desconocemos.

 

 

X-Men: The Ravages of Apocalypse: ¿Necesita la Patrulla-X un juego de disparos en primera persona? La pregunta es retórica. No. Y este juego nos da la razón. Es tan malo que hay que tener un poder mutante para poder aguantarlo. Encima, ni siquiera llevas ningún personaje conocido del cómic sino un cyborg genérico.

 

 

Super Noah’s Ark 3D: El clon de Doom que llegó a los sistemas de 16 bits como secuela de uno de los juegos cristianos más infames para la NES. En Super Noah’s Ark no tendrás que reunir una pareja de cada animal, sino dormirlos a golpe de tirachinas, porque así es como ha de ser.

 

 

I.M. Meen: De los animadores de los horrorosos Zelda de CD-i llega un juego de acción en primera persona… educativo. Un malvado bibliotecario que odia a los niños es el anfitrión de este juego que básicamente consiste en hacer los deberes.

 

 

Mortal Coil: Puedes intercambiar el papel entre 4 personajes y planear tácticas. Hasta aquí no vamos mal, pero el resto es cuesta abajo y sin frenos. Mortal Coil tiene una intro de 14 minutos para un juego que es feo como él solo.

 

 

Forbes Corporate Warrior: Los negocios son una guerra, y en el futuro las empresas se enfrentarán entre sí, literalmente, a través de Internet. Como un guerrero corporativo, tendrás que usar armas como el “rifle de publicidad” o el “mísil de marketing” para disparar a la competencia y dominar el mercado.

 

 

Catechumen: ¿Qué nos dirías de un FPS ambientado en la antigua Roma donde en vez de una barra de via hay una barra de fé? Pues espera, que hay más. Los romanos han sido poseídos por demonios y has de usar una espada mágica para que Satán abandone su cuerpo. En verdad, en verdad te decimos, que este juego es una bizarrada.

 

 

The Terminator: ¿Qué dirías de un juego con la licencia de Terminator creado por Bethesda? A día de hoy suena a música celestial, pero en 1990 fue este shooter que no es el peor de la lista, por otro lado. Alternas entre Kyle Reese y el Terminator con la misión de proteger o matar a Sarah Connor, para lo que puedes atracar tiendas y aprovisionarte de armas y municiones.

 

 

Isle of the Dead: ¿Un Wolfenstein 3D en una jungla llena de zombies? No suena mal, pero eso es porque no conoces Isle of the Dead. Un clon horrible con una dificultad exagerada que ha permanecido en el olvido por un buen motivo.

 

 

Virus: ¡Oh, no! Un virus se te ha colado en el sistema de archivos de tu PC. Dejárselo a los antivirus de Norton o McAfee es una buena idea, pero siempre es mejor hacerlo uno mismo. En Virus recorres el que supuestamente es tu propio ordenador a la caza y captura del malware.

¿Conocías alguno de ellos?

Cerrar