Los Simpsons: 20 años de dibujos y videojuegos

Hace pocos días, los Simpsons llegaron a su capítulo 500 tras más de dos décadas en emisión. Y también hace muy poco el clásico de Konami Los Simpsons: Arcade Game veía la luz en PlayStation Network y Xbox Live Arcade (puedes consultar su análisis). Un pedazo de historia de la era de los salones recreativos, que se lanzó originalmente allá por 1991. Pero este juego, bastante recordado por todos los aficionados, es sólo un ejemplo. Un ejemplo de los muchos títulos que han ido apareciendo con el paso de los años protagonizados por esta longeva familia televisiva.

Videojuegos buenos, malos y regulares, pero a través de los cuales, incluso, se podría ir viendo cómo ha cambiado el sector en las últimas décadas, cómo ha evolucionado. De los primeros plataformas, a las aventuras de desarrollo abierto; de las dos dimensiones a los motores en 3D. Un viaje por lo que ha sido y es el mundo de los videojuegos.

Años en dos dimensiones

¿Quién dijo que Los Simpsons sólo habían hecho historia en el mundo de la televisión? Para nada. Y si no, que se lo digan a nuestras consolas, de las que llevan siendo asiduos desde la época de los ocho bits. Una de sus primeras aventuras, Bart vs. The Space Mutants, la vivieron en NES, Master System, MegaDrive e incluso otros sistemas anteriores como Spectrum o Amstrad. Un título que cosechó buenas críticas en su momento, gracias a su originalidad y coloridos gráficos. En realidad, nuestra misión era ir superando distintos objetivos durante cinco niveles en los que descubrir extraterrestres, montar en monopatín, enfrentarnos a jefes finales o pintar mobiliario urbano. Todo un clásico.

[videoyoutube]1052[/videoyoutube]

El éxito del juego -y de la serie, claro- hizo que no tardaran en aparecer más. Uno de los más famosos fue Bart’s Nightmare, para MegaDrive y Super Nintendo, en el que, como su propio nombre ya sugería, nos metíamos de lleno en una pesadilla de Bart. Ésta daba paso a diferentes minijuegos, en los que teníamos que encarnar a Bartman, o simpáticas parodias de Indiana Jones y Godzilla. De hecho, Los Simpsons han hecho de continuas referencias a la cultura pop una de sus principales características. Al menos dentro del ocio electrónico.

A decir verdad, y pese a mantener ciertas características propia de su época, estos juegos en dos dimensiones y alguno que otro posterior, como el también curioso Bart vs. The World, resultaban bastante originales. Títulos algo alejados de las plataformas genéricas de entonces, y llenos de guiños a la serie original. Vamos, todo lo contrario a lo que sucedería después, cuando los programadores decidieran mirar directamente a otras franquicias de éxito.

Portátiles y estrellas invitadas

Pero antes de eso, Los Simpsons también tuvieron una participación importante en las consolas portátiles. O, mejor dicho, en la clásica Game Boy. Allí la familia, y sobre todo Bart, vivieron aventuras bastantes desiguales. De esta época destacan principalmente dos, ambas aparecidas en 1991, Escape from the Camp Deadly y Bart vs. The Juggernauts. En el primer juego, algo más cercano a los convencionalismos de su momento, encontrábamos un sencillo plataformas en el que había que escapar de un terrible campamento de verano. ¡Controlado por el sobrino del Sr. Burns… casi nada! En el caso del segundo, se trataba de una especie de parodia del programa Gladiadores Americanos, compuesto por diferentes tipos de pruebas.

Durante esta generación, además, vieron la luz otros títulos protagonizados por personajes secundarios de la serie, la mayoría de ellos de una calidad considerable. Como por ejemplo el recordado Krusty’s Fun House (1992). Una especie de Lemmings en el que teníamos que ayudar al payaso a expulsar unas simpáticas ratas de diferentes niveles. O el original The Itchy and Scratchy Game (Rasca y Pica para los amigos, 1995), en el que manejábamos a estos transgresores y violentos animalillos. Concretamente al ratón homicida. Para los mitómanos, hay que destacar que esta aventura sólo vio la luz en Súper Nintendo. En el caso de la de Krusty, salió para todas las máquinas de la época, incluidas NES, Master System y Game Boy.

Como curiosidad, en 2001 se desarrolló Night of the Living Threehouse of Horror, para Game Boy Color. Otra variada aventura portátil, en este caso ambientada en los episodios especiales de Halloween del programa de televisión.

Tiempos modernos

Ese mismo año también vio la luz una de las primeras aventuras de la serie en aparecer para la, por entonces, todopoderosa PSOne. Hablamos de The Simpsons Wrestling. Un despropósito en forma de juego de lucha, que llamaba la atención por sus patéticos gráficos e insufrible control. Este juego, eso sí, fue el primero de una nueva época, en la que la amarilla familia empezó a mirar muy de cerca otros géneros y títulos de renombre para buscar inspiración.

Eso mismo es lo que sucedió para Road Rash, ya para PlayStation 2 y otras consolas contemporáneas, que venía a ser algo así como un Crazy Taxi con los Simpsons como protagonistas. Una aventura simpática que mejoraba al menos lo visto en su anterior y desastroso juego de lucha.

En cambio, la serie no viviría su mejor momento hasta la llegada de Hit and Run (2003), un juego en la más pura línea “GTA” que, esta vez sí, reflejaba el pueblo de Springfield de una forma digna, divertida y completa. Una parodia más que notable que, incluso a día de hoy, sigue siendo considerada la mejor aventura de Los Simpsons entre los redactores que formamos AlfaBetaJuega.

Pero no todo fue bueno en PlayStation 2. De nuevo la tentación de exprimir al máximo una licencia tan jugosa generó títulos completamente olvidables, como The Simpsons Skateboarding, un juego que intentaba sin demasiado acierto aprovecharse del éxito de la serie de Tony Hawk.

…hasta ahora

Sobra decir que, actualmente, Los Simpsons sigue de moda. Al menos de la misma forma que siempre lo han estado. Algo que hemos podido ver en lanzamientos incluso para móviles, como el curioso La Cuenta Atrás, que EA sacó para teléfonos móviles en 2007.  Sin embargo, no sería hasta finales de ese mismo año cuando viera la luz Los Simpsons: El Videojuego. Un título con el que Electronic Arts pretendió no solo homenajear la historia de la serie de televisión, sino también hacer guiños a muchos otros videojuegos. En general fue bastante bien recibido, tanto por la crítica como los fans.

Así que, como podéis ver, la historia de Los Simpsons es la historia de los videojuegos misma. Una historia llena de éxitos y fracasos, incluso también de extrañezas (no podemos olvidar las dos aventuras interactivas que aparecieron en su día para PC, Cartoon Studio y Virtual Springfield), pero que siempre ha ido a la par con el crecimiento de la propia industria. Y, qué duda cabe, de que así seguirá siendo durante mucho tiempo. Al menos mientras la serie siga funcionando tan bien como lo ha hecho hasta ahora.

Enrique Luque de Gregorio

Publicaciones relacionadas

Cerrar