Los videojuegos con los mejores comienzos

Los videojuegos con los mejores comienzos

Muchas veces pensamos en los videojuegos que más nos gustan y decidimos si forman parte de ese selecto grupo de favoritos por su diversión sin par o por tener un final que nos dejó con la boca abierta. Es precisamente por ello que en ocasiones infravaloramos la importancia de un buen arranque y hoy queremos poner solución a este aspecto dedicando un pequeño reportaje a los mejores inicios de videojuegos.

Algunos de ellos son pausados hasta que dan un brusco giro, otros son inolvidables por su espectacularidad, otros consiguen introducirnos en su universo en un abrir y cerrar de ojos y otros sencillamente consiguen emocionarnos en menos de treinta minutos. Sin más dilación te dejamos con algunos de los comienzos de videojuegos que más nos han impactado y te invitamos a que nos comentes los tuyos.

The Last of Us

La obra cumbre de Naughty Dog es uno de los mejores videojuegos de la pasada generación de consolas y ya lo demostró desde su mismísimo prólogo. En él controlábamos a Sarah, la hija de Joel, en lo que era el comienzo del brote que desencadenaría una pandemia de proporciones bíblicas. Lo que ocurre después es sencillamente indescriptible y demoledor.

Silent Hill

Resident Evil era el mejor exponente del terror hasta ese momento, pero Silent Hill quiso plantar cara y lo hizo de la mejor forma posible. El arranque del primer título de la saga de Konami nos envolvió en la característica niebla del pueblo más terrorífico de los videojuegos y nos hizo sumergirnos en nuestra primera pesadilla repleta de monstruos. El despertar posterior en la cafetería fue todo un respiro.

BioShock

Un accidente de avión, un hombre a la deriva en el agua y un faro en el horizonte. ¿Nuestra meta? Llegar a ese faro. Al entrar vemos una batisfera en la que también accedemos. El dispositivo empieza a bajar y rápidamente somos sumergidos hasta las profundidades marinas. Rapture. La ciudad bajo el océano de Andrew Ryan era presentada de una magistral forma. Ya nunca la olvidaríamos.

Fallout 3

“I don’t want to set the world on fire”. Con esta maravillosa melodía nos daba la bienvenida Bethesda a su estupendo Fallout 3. Tras la intro cinemática podíamos explorar los primeros años de vida de nuestro protagonista dentro del refugio para, posteriormente, cegarnos con la luz natural al salir al exterior por primera vez. Esa sensación es difícil de explicar para alguien que no la haya experimentado.

Half-Life

A menudo se infravalora el arranque del legendario Half-Life por ser demasiado pausado. Somos un científico, concretamente un físico teórico, que está subido en un transporte interno a la empresa en la que trabajamos y vamos charlando con otros científicos de camino a nuestro puesto de trabajo. Hasta que surge un problema: abrimos una grieta espacio-temporal y alienígenas invaden el lugar.

Metal Gear Solid

Probablemente el inicio del primer Metal Gear Solid no era el del juego de Kojima que esperabas en esta lista. Y es que todos ellos comienzan de una forma espectacular. Pese a que Metal Gear Solid no es épico en su inicio, nadie podrá olvidar el arranque de esta infiltración en Shadow Mosses. Arrastrarse por debajo de contenedores, dejar inconscientes a los enemigos y camuflarnos en la nieve evitando los focos.

Shadow of the Colossus

Una banda sonora a la altura es primordial para conseguir que el inicio de un videojuego te cale hondo. Eso es algo que Shadow of the Colossus indudablemente posee. Nuestro héroe, Wander, montado en su caballo Agro, cabalga a toda velocidad para tratar de salvar la vida de su amada. El recorrido hasta llegar al templo en el que se nos encomienda una misión es sencillamente maravilloso.

Publicaciones relacionadas

Cerrar