Los videojuegos con más violencia explícita

Los videojuegos con más violencia explícita

Aunque ya ha quedado demostradamente claro que los videojuegos no generan violencia entre los usuarios que disfrutan de ellos, sí es cierto que el ocio electrónico usa y abusa de una temática violenta y sanguinaria en la mayoría de las obras que salen a la venta cada año. En su afán por satisfacer a los jugadores y ofrecerles experiencias divertidas, matar criaturas o a otros seres humanos es de lo más corriente.

Hoy, por ello, te traemos un pequeño reportaje en el que hemos recopilado algunos de los videojuegos con mayor cantidad de violencia explícita en su interior. No todos deben tener la sangre por bandera, aunque, para qué engañarnos, muchos sí la tienen. Aquí tienes nuestras propuestas de videojuegos más violentos de los últimos tiempos. Como siempre esperamos que nos ayudes a completar esta lista.

Hotline Miami

El panorama indie nos ha regalado algunas grandes joyas los últimos años. Una de ellas es Hotline Miami, un título con ambientación ochentera en el que debemos acabar con todos los enemigos de cada sala a puñetazos, batazos o a tiro limpio. Los escenarios acabarán tiñéndose de rojo mucho más rápido de lo que puedas imaginar.

Hatred

Uno de los juegos que más polémica ha levantado últimamente. En Hatred nos ponemos en la piel de un desequilibrado mental que quiera acabar con su vida, pero antes de ello desea acabar con toda vida que encuentre por las calles, incluidos niños y ancianos. El título levantó gran expectación, pero acabó decepcionando a nivel jugable.

God of War 3

La saga God of War siempre se ha caracterizado por un nivel de sanguinolencia extremo, pero su tercera entrega se lleva la palma. Los brutales combos y las luchas contra jefes son el mayor exponente de su violencia gráfica. Nuestro querido dios de la guerra, Kratos, destroza cráneos y se baña con la sangre de sus enemigos.

Carmageddon: Max Damage

Carmageddon es otras de esas sagas siempre azotadas por la controversia. Recientemente ha recibido una nueva entrega, Max Damage, que nos propone lo mismo de siempre: ponernos al mando de un coche y atropellar todo y a todo el que nos encontremos para sumar puntos a nuestro casillero. Divertido, pero de mal gusto.

Bloodborne

Está bien, Bloodborne no es más violento que cualquier otra entrega de la saga Souls, pero su componente sanguinario lo eleva a la máxima potencia. Y es que en la calles de Yharnam cualquier enemigo dejará sus entrañas contra las paredes, mientras que cada bestia eliminada supondrá un poco más de sangre en nuestro preciado atuendo de cazador de bestias.

Gears of War

Cualquier shooter en tercera persona es violento, pero la saga Gears of War se lleva la palma por una sencilla razón: el Lancer. ¿Quién no ha deseado acercarse a ese Locust tan molesto de la torreta fija y meterle la motosierra de nuestra arma entre ceja y ceja? Afortunadamente pronto podremos volverlo a hacer en la cuarta entrega numerada de la saga.

Doom

La demoníaca saga de id Software siempre se ha caracterizado por un nivel de violencia enorme. Su última entrega ha cumplido con creces la sed de sangre de sus fans y ha puesto a su disposición un gran arsenal de armas para teñir de rojo el mismísimo averno. Las tripas de demonios por doquier están aseguradas.

Mortal Kombat

Otro de los grandes clásicos de la violencia gratuita. Mortal Kombat X, su último capítulo, ha dado continuidad al fundamento de la saga: bestiales ataques finales cada uno más sanguinolento y desagradable que el anterior. Del mismo modo, hay pocas cosas más satisfactorias que destrozar a un enemigo en una partida igualada. Scorpion wins.

Fallout 3

Cualquier videojuego de rol en el que tenemos libertad de acción podría ser catalogado como violento, pero Fallout 3 tiene algo especial que le hace merecedor de un puesto en esta lista: la decisión de Megatón. El juego nos permite activar una bomba nuclear y acabar con toda vida de una pequeña población. Además podemos ir nosotros mismos a echar un vistazo a los resultados de nuestra obra.

Grand Theft Auto V

Todas y cada una de las entregas de la saga Grand Theft Auto son grandes obras de arte violentas. Su quinto episodio numerado no fue menos, aunque aquí es elección del jugador decidir si quiere atropellar a ese peatón o lanzar una granada a esa comisaría. Eso sí, algunas de las misiones de Trevor no son aptas para todos y pueden herir sensibilidades.

Cerrar