Los videojuegos de mundo abierto más infravalorados de los últimos tiempos

Los videojuegos de mundo abierto más infravalorados de los últimos tiempos

El salto a la actual generación de consolas trajo consigo un buen número de nuevas tendencias que ya se han consolidado en el mundo de los videojuegos. Una de ellas es la casi enfermiza obsesión de las compañías desarrolladoras por envolver a sus títulos en gigantescos mundos abiertos en los que todo es posible y en los que podemos desenvolvernos con total libertad de acción y movimiento.

En este sentido, ha habido tantos exponentes de videojuegos con componente de mundo abierto que algunos de ellos han pasado de puntillas cuando no deberían haberlo hecho. Es por ello que hoy te traemos una selección de juegos con características sandbox que creemos que merecen más reconocimiento o mejores valoraciones de las que tuvieron. Por supuesto puedes dejarnos tus propuestas en los comentarios.

The Division

La nueva licencia de Ubisoft se vio lastrada por una promoción que no hizo justicia al resultado final en cuanto al apartado gráfico. Sin embargo The Division es un videojuego tremendamente disfrutable, especialmente en compañía de amigos, y que tiene contenido para mucho rato. Su recreación de una Nueva York apocalíptica es digna de admiración y merece la pena tomarse un respiro y disfrutar de las vistas.

Mad Max

Hace unos meses tuvimos la fortuna de disfrutar de una excelente nueva película de Mad Max, que también quiso probar suerte en los videojuegos de la mano de Avalanche Studios. No fue nada revolucionario, pero Mad Max es un título sandbox largo, completo y my divertido, lo que deberían ser ingredientes más que suficientes para haber sido más exitoso de lo que fue.

Ori and the Blind Forest

Esta aventura de acción plataformera en dos dimensiones se desarrolla en un gigantesco mapeado que podemos explorar con libertad (algunas zonas se desbloquean cuando conseguimos habilidades concretas). Ori and the Blind Forest fue magníficamente valorado, pero ha caído rápidamente en el olvido cuando se trata de uno de los mejores juegos independientes que ha dado la generación hasta ahora.

Watch Dogs 2

El primer Watch Dogs fue una decepción para muchos de los que lo seguían de cerca. Su gameplay era monótono, su protagonista poco memorable y gráficamente sufrió un gran downgrade. La segunda entrega ha cambiado rotundamente y nos encontramos con una San Francisco colorida, viva y tremendamente disfrutable. La saga ha comenzado un rumbo que esperemos que siga en el futuro.

The Witcher 2: Assassins of Kings

A nadie le cabe ninguna duda de que The Witcher 3 es una de las grandes obras maestros de la generación, pero la última entrega de la saga de Geralt de Rivia ha hecho caer en el olvido a la segunda. The Witcher 2 fue un notabilísimo RPG de acción que ha quedado ensombrecido por la grandeza de su sucesor. Sin embargo, si eres fan de las aventuras del brujo deberías jugarlo sin dudar un segundo.

Assassin’s Creed Syndicate

Muchos dicen, y probablemente con razón, que la saga Assassin’s Creed está en un bajón. Unity lo escenificó con claridad, pero Syndicate mereció más reconocimiento del que tuvo. Su recreación de la Londres victoriana fue sensacional, así como algunos de sus protagonistas y algunas de las nuevas mecánicas jugables, como el gancho que nos permitía movernos con presteza por los tejados.

Xenoblade Chronicles X

No cabe duda de que Xenoblade Chronicles X es toda una obra maestra, pero su condición de exclusivo para Wii U le ha lastrado mucho a nivel comercial. Los compradores de la consola son pocos, de modo que no muchos han podido disfrutar de uno de los mundos abiertos más bellos de toda la generación y de un título inmenso que ofrece diversión durante cientos de horas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar