Los videojuegos más bromistas para reírte en el Día de los Inocentes

Los videojuegos más bromistas para reírte en el Día de los Inocentes

Son muchos los sentimientos que nos generan los videojuegos. Desde la cruda tristeza de títulos como That Dragon, Cancer, hasta la más pura de las risas. Hoy, con motivo del Día de los Inocentes queremos recopilar varios de estos títulos en donde las bromas y la sorna eran parte de sus tramas. Ya fuera mediante chascarrillos o porque directamente sus protagonistas eran unos cachondos que no podían dejar pasar un segundo sin hacer de las suyas.

Como siempre, en este tipo de listas es posible que se nos haya olvidado alguno que otro. Pero para ello estás tú, querido lector, para inundar la caja de comentarios con tus sugerencias y que la próxima vez este compendio esté más completo. Esperemos que os guste nuestra selección y que no se os haya colado ninguna inocentada en el día de hoy.

Saints Rows IV. La saga que daba una nueva visión mucho más cómica de los sandbox nos entregó un cuarto título repleto de chistes y armas tan locas como la dubstepadora. En uno de sus DLC de hecho las bromas eran constantes entre ellos llegando incluso a gastárselas a miembros del reparto, como Zinyak. La sucesión de escenas graciosas de este juego lo hacen merecedor de un puesto en esta lista.

Deadpool. La gracia no se le acaba a este antihéroe ni siquiera dentro de su propio videojuego. Constantes bromas, rupturas de la cuarta pared en la que incluso se permite el lujo de abofetear a Lobezno y reescribir el guion para que las cosas salgan tal y como él quieren. Todo esto hace que Deapool consiga un billete a esta lista.

Fallout 4. Vale, el apocalipsis nuclear no es ninguna broma. Pero distintos componentes como las respuestas con sarcasmo hacían que más de una risa se nos escapase. Eso por no hablar de las muchas gracietas como por ejemplo el oso de peluche que encontrábamos en uno de los muchos retretes del juego leyendo el periódico.

The Secret of Monkey Island. La sorna y las bromas no son exclusivos del presente. The Secret of Monkey Island nos ofrecía momentos tan memorables como el soborno al troll del puente, quien posteriormente se revelaba como George Lucas, creador de Star Wars y que nos engañó para conseguir un arenque.

Metal Gear Solid. Si de bromas se tratan, Hideo Kojima sabe muy bien cómo hacerlas y para nada graciosas. Quién no se acordó de la madre del japonés cuando en mitad del enfrentamiento contra Psico Mantis el telequinético de Fox Hound nos la hacía pasar canutas manipulando nuestras acciones. Una trolleada que se arreglaba cambiando el controlador de puerto en la consola.

Batman: Arkham Asylum. El Espantapájaros nos trolléo bien durante nuestros encuentros con él. Primero nos hizo creer que el comisario Gordon había muerto y que por supuesto, nuestra partida había acabado después de hacernos revivir el inicio del juego con el papel intercambiado con el Joker. Bromitas que nos costaron un mal rato y que buscaban dejarnos tan locos como el mismísimo villano.

Grand Theft Auto San Andreas. ¿Por dónde empezar? Quizás por la rata en uno de los filetes que aparecían en la publicidad de Burguer Shot y que hacían referencia a la carne de dudosa procedencia que sirven en McDonald’s. Siguiendo por el cartel que aparecía en lo más alto del puente de San Fierro y que nos invitaba a irnos ya que allí no había ningún easter egg ni la madre que lo parió.

Cerrar