Los videojuegos más difíciles de PlayStation 4 y Xbox One

Los videojuegos más difíciles de PlayStation 4 y Xbox One

Los jugadores más veteranos suelen tener una gran queja en las nuevas generaciones, en referencia a la dificultad de los videojuegos. Y es que muchas compañías deciden no hacer sus juegos tan difíciles, para así alcanzar un público más amplio. El problema es que, al hacer esto, aquellos aficionados que buscan un nuevo reto tienen que esforzarse más para encontrarlo.

O, en el caso de que seas uno de esos jugadores, basta con que leas el reportaje a continuación, en el que recopilamos algunos de los  videojuegos más difíciles a los que se están enfrentando los usuarios de Xbox One y PlayStation 4. Y es que todos los jugadores, expertos o novatos, tienen derecho a poder enfrentarse a un desafío. ¿Qué otros títulos frustrante y desafiantes incluirías en esta lista?

Alien: Isolation

Cuando hablamos de dificultad, uno de los enemigos clásicos de la cinematografía más complicados de vencer siempre fue el Xenomorfo de alien, un ser ágil, sigiloso y letal a partes iguales. Pues bien, si trasladamos estas capacidades a consolas nos pondremos frente a Alien: Isolation, un título en el que estos seres son generados de manera procedural en cada pasillo, y en el que contamos con nuestras piernas y un radar como únicos elementos de supervivencia. Genial, terrorífico e impredecible.

Ori & The Blind Forest

“¿Qué hace este título en esta lista?”, te estarás preguntando. Y es normal, pues un mero plataformas de corte preciosista no suele ser el mejor candidato a la hora de plantear un reto. Pero este sí es el caso con Ori and The Blind Forest, cuyos saltos calculados al milímetro y la escasez de checkpoints pueden resultar un auténtico desafío a nuestra paciencia.

 

Hotline Miami 2: Wrong Number

Y si hablamos de cálculos exactos, no podemos dejar pasar la secuela de Hotline Miami, en el cual cada enemigo supone milésimas de segundo en las cuales podremos perecer de la manera más sencilla. Hemos de coordinar perfectamente nuestros ataques, o las hordas de rivales armados con una enorme I.A. harán mella en nosotros.

Dark Souls 3

Puede que no se trate del título más complicado de la saga Dark Souls, pero no podíamos dejar pasar este estandarte de la dificultad. Es posible que los jugadores acostumbrados a sus mecánicas puedan superarlo sin mayores problemas, pero aquellos para los que esta tercera entrega sea el bautismo de fuego, no tardarán en llorar mientras llaman a su mamá para que les busque una hoguera donde descansar.

Galak-Z

¿Recuerdas Asteroids? Pues bien, ahora aumenta la dificultad hasta la enésima potencia, gracias a ejércitos de enemigos que llegan de cada lugar de la pantalla, además de efectos indeseables que pueden infectar nuestra nave o mecha de manera que pierda vitalidad aunque no estemos siendo afectados por los disparos. Galak-Z se trata de uno de esos casos en los que debemos dominar cada truco del juego para superarlo.

N++

Volvemos al cálculo, uno de los grandes desafíos del jugador medio. Y es que saber exactamente dónde va a caer nuestro personaje es la clave en N++, un título en el que las físicas están ajustadas a la perfección justamente para que no podamos achacar una caída o muerte a los controles mal ajustados. Si a esto le unimos unos gráficos minimalistas perfectos para ser subestimados, estamos ante un imprescindible.

Super Meat Boy

Una, y otra, y otra vez, es el único truco que podemos utilizar para superar exitosamente Super Meat Boy. Y es que este conocido indie hace del ensayo y error su gran facultad, permitiéndonos repetir rápidamente un nivel según vamos pereciendo intentando superar su plataformeo imposible y sus mil y una trampas. Por supuesto esto no es gratis, y el pago es que hemos de ver una repetición al final de nivel con todas nuestras humillantes muertes.

Titan Souls

Si bien no pertenece a la franquicia homónima, Titan Souls se trata de uno de los más agotadores títulos del mercado de consolas. Y es que, únicamente armados con una flecha que podemos recoger, nos insta a enfrentarnos a gigantescos jefes que pueden acabar con nosotros con un golpe, y que no morirán si no superamos primero un complejo puzzle. Por supuesto, en el caso de que caigamos en combate, debemos recorrer cada nivel de nuevo, en base a una completa ausencia de checkpoints.

Volgarr the Viking

Este hack ’n’ slash exclusivo de Xbox One nos pone en la piel de un vikingo que debe recorrer largos niveles repletos de enemigos y obstáculos, tales como guillotinas y sierras móviles, en un concepto sencillo pero divertido. Sin embargo, tiene truco, pues sus checkpoints no podrían estar más lejos unos de otros, y que nuestro querido vikingo muera puede suponer repetir alrededor de media hora de juego.

 Furi

Esta gema escondida de 2016 se merece estar en lo alto de muchas listas de favoritos, y en este caso no es diferente. Y es que sus diseños preciositas del ilustrador de Afro Samurai se unen a un sistema de combate similar al de los Devil May Cry clásicos, con la necesidad de que sus jugadores desarrollen reflejos sobrehumanos para contraatacar a sus jefes ultrarrápidos. ¿Curva de aprendizaje? Furi no sabe qué es eso.

 

Publicaciones relacionadas

Cerrar