Los videojuegos más problemáticos de los últimos años

Los videojuegos más problemáticos de los últimos años

El mundo del videojuego, como el de cualquier industria cultural, tiene en gran problema del tiempo: ajustarse a los plazos no siempre es sencillo y por ello solemos tener dos problemas cada vez más extendidos: los juegos rotos en su lanzamiento por no haber podido disponer de más tiempo o los constantes retrasos para, precisamente, arreglar todos esos errores.

Hoy hemos querido elaborar un recopilatorio con algunos de los episodios más problemáticos de los últimos años en la industria del ocio electrónico. Infinitos retrasos, funcionamiento y rendimiento calamitoso o servidores constantemente caídos. De todo un poco tiene cabida en este listado. ¿Qué más juegos añadirías tú? ¿Has tenido que sufrir alguno de los que nombramos?

ReCore

El recientemente lanzado en Xbox One ReCore ha tenido uno de los estrenos más problemáticos de los últimos tiempos. No solo nos referimos a un rendimiento irregular en el que la tasa de frames por segundo cae en picado en los momentos de acción más desenfrenada, sino que cuando muramos en combate deberemos esperar más de un minuto para reaparecer. Un parche ya lanzado debería solucionarlo.

Lichdom: Battlemage

El interesante Lichdom: Battlemage, que nos pone en la piel de un mago con poderes ilimitados, tuvo este año una conversión a consolas de actual generación. Una desastrosa conversión, hablando más claro. Y es que el título es prácticamente injugable con una nula estabilidad que nos obliga a movernos por los escenarios con una tasa de cuadros por segundo que raramente supera los 15 fps.

Battlefield 4

A la espera del espectacular Battlefield 1 toca recordar que los últimos tiempos no han sido todo lo buenos que se pretendía en la saga. Hardline no convenció en exceso y Battlefield 4 tuvo unos prolongados problemas en su vertiente online. Los problemas de conectividad y con los servidores se alargaron durante meses, propiciando las evidentes quejas de los usuarios.

Bloodborne

Uno de los grandes éxitos de PlayStation 4 también sufrió de lo lindo en sus primeras semanas. Y es que Bloodborne, el juego de From Software con grandes similitudes con la saga Souls, tenía unos prolongados tiempos de carga aderezados con un rendimiento inestable, especialmente en la zona del Viejo Yharnam. Tiempo después del lanzamiento acabó solventándose.

Final Fantasy XV

Otro de esos videojuegos eternamente esperados. Final Fantasy XV empezó su andadura en el año 2006 bajo el título Final Fantasy Versus XIII. Años y años sin saber nada todo el mundo daba por aparcado el proyecto, pero revivió con cambio de nombre incluido. Ahora estamos a tan solo unos meses de poder catarlo de una vez por todas. ¿Estará a la altura de las expectativas?

Allison Road

Sin haberse lanzado siquiera Allison Road ya ha conseguido ser el centro de atención de muchas miradas. Surgido como respuesta a la cancelación del Silent Hills de Hideo Kojima, Allison Road comenzó un Kickstarter que se acabó suspendiendo porque la editora Team 17 lo iba a financiar. Más tarde hubo una ruptura entre ambas partes y el juego acabó siendo cancelado… para ahora volver a estar en desarrollo. ¿Cuál será el siguiente giro de guion de esta historia?

Kingdom Hearts 3

Aunque no te lo creas ya han pasado casi once años desde que Kingdom Hearts 2 vio la luz. Desde entonces han sido estrenadas diferentes entregas de la saga, pero no el tercer episodio numerado. A día de hoy tenemos confirmación oficial de su existencia, pero todavía no tenemos una fecha a la que agarrarnos. Los rumores de su lanzamiento en 2018 cada vez están más extendidos.

Assassin’s Creed: Unity

Este es el caso por excelencia cuando hablamos de juegos problemáticos. El agotamiento de la saga Assassin’s Creed llevó a Ubisoft al error de lanzar Unity tal y como salió. Roto. Una ingente cantidad de bugs, popping, clipping y una irregular tasa de frames por segundo que caía casi a cero en algunos momentos puntuales. El año de descanso seguro que sentará bien a la franquicia.

Cerrar