Los villanos más malvados de los videojuegos

Los villanos más malvados de los videojuegos

Un héroe no sería recordado si no hubiera un buen villano a la altura. Sin embargo en ocasiones los villanos son tan sumamente malvados y despiadados que incluso nos hacen olvidar el nombre y las motivaciones del héroe que controlábamos. En el mundo de los videojuegos esto se da con frecuencia y hoy precisamente queremos hablaros de esta temática, la que rodea a los villanos del ocio electrónico.

Hemos tenido muchos villanos durante la historia del mundillo, pero pocos se acercan al nivel de maldad que desprenden estos que te dejamos tras este texto. Y es que estos villanos se han quedado grabados en nuestra mente y difícilmente lograrán escapar de ella. Sin más dilación te dejamos con los que, a nuestro juicio, son los villanos más malvados de los videojuegos y te invitamos a que nos dejes tus propuestas.

Edgar Ross (Red Dead Redemption)

Este personaje de la obra maestra de Rockstar Games Red Dead Redemption es la encarnación misma de la expansión de las clases adineradas en Estados Unidos en detrimento de los que menos tienen y también de los nativos americanos. Ross obligó a John Marston a hacerle el trabajo sucio solo para traicionarle cuando pensaba que podría vivir el resto de su vida en libertad habiéndose redimido.

Vaas Montenegro (Far Cry 3)

No era el enemigo principal de Far Cry 3, pero el increíble personaje de Vaas consiguió eclipsarlo hasta tal punto que ahora pocos recuerdan el nombre del verdadero villano. Vaas es la locura personificada, el responsable de la muerte del hermano del protagonista y un tarado mental que disfruta haciendo sufrir y matando lentamente, ya sea quemando, ahogando o cualquier otro tipo de tortura.

Jack el guapo (Borderlands 2)

El primer Borderlands pecó de no tener un villano claramente definido, algo que se compensó con creces en la segunda entrega. Jack el guapo es un malévolo ser que no para de insultar a todo lo que se mueve y cuyo plan es muy sencillo: eliminar a todo lo que él denomina escoria de la faz de Pandora, incluyendo, claro está, a nuestro buen protagonista, que será quien debe parar los pies a este monstruo.

Frank Fontaine (BioShock)

Aunque desde el principio de la aventura se nos dejaba claro que Andrew Ryan era el malo de esta historia, eso no está tan claro conforme avanza BioShock. La idea de Ryan es retorcida, pero Frank Fontaine, también conocido como Atlas, es un monstruo sin compasión. Nos manipula para que le hagamos el trabajo sucio e incluso nos invita a matar a las pobres Little Sisters en lugar de liberarlas de su maldición.

Liquid Snake (Metal Gear Solid)

El bueno de Solid Snake descubría muchas cosas en Metal Gear Solid, como que su hermano Liquid había heredado todos los genes malos y que por eso se comportaba como un auténtico impresentable. Por su fuera poco con su carácter y sus constantes negativas a morir, Liquid Snake tenía a su disposición un ejército formado por ninjas cyborg, asesinos, un loco enmascarado e incluso un arma nuclear bípeda.

Kefka (Final Fantasy VI)

Al contrario que otros villanos de la saga Final Fantasy que tienen motivaciones incluso comprensibles, Kefka no tiene nada de eso. Su único objetivo es la destrucción y solo encuentra placer en hacer sufrir a los que le rodean. Se autoproclama Emperador y comienza su travesía para hacer realidad su sueño: la destrucción a gran escala de todo lo que se conoce en el mundo. El daño que hizo fue bastante grave.

GLaDOS (Portal)

La inteligencia artificial que nos hacía la vida imposible en Portal tenía tras de sí la personalidad de un científico loco, por lo que las mentiras y las retorcidas acciones estaban a la orden del día. Gaseó a todo el mundo dentro de Aperture Science y después obligó a Chell a realizar su despiadado conjunto de pruebas una y otra vez. Si moría la devolvería a la vida para que el círculo nunca acabase.

Cerrar