Luka Dončić, base del Real Madrid, juega a Overwatch y no te gustará su main

Como sucede con Fortnite, entre los 40 millones de jugadores en todo el mundo con los que cuenta Overwatch, también hay nombres destacados dentro del ámbito del deporte. Por ejemplo, el de Luka Dončić, base del Real Madrid y que podría acabar entre los dos primeros puestos del draft de la NBA, destacando así entre la nueva hornada de ases de la canasta que se darán cita en el campeonato estadounidense, en caso de fichar por alguna de sus franquicias. Los seguidores de la NBA estarán felices… hasta que comparen notas con los seguidores de Overwatch.

En Kotaku, Dončić ha conseguido despertar su interés, y por ello han decidido indagar más  a fondo en el perfil del esloveno, hasta descubrir, por el tuit de una periodista que le entrevistó no hace mucho, que es jugador de Overwatch. Las alarmas saltaron con el segundo tuit y la información que contiene. A Dončić le gusta jugar con Hanzo y con Genji.

Obviamente, a Kotaku se les ha caido un mito, uno que no conocían hasta ese mismo día, por otro lado. Y es que las conclusiones de especializarse en estos dos personajes no son muy favorables, visto lo visto. En el perfil psicológico – no muy fiable, eso sí – que le ha elaborado Patrick Redford, Dončić queda como alguien que da importancia a la familia dado que solo juega con hermanos, que solo se preocupa de acumular puntos (muertes en este caso) sin ser solidario con sus compañeros de equipo y que se va viniendo arriba conforme avanza la temporada. Eso, más aparte que le gustan los dragones y que, cómo no, necesita curación. En su favor, se desenvuelve bien tanto en la larga como en la corta distancia, algo que en la NBA viene al pelo.

No tiene mucha base científica este perfil de Dončić, que al fin y al cabo se ha labrado su futuro jugando a baloncesto y no a Overwatch, así que si es un Hanzo main, ya responderá a quienes se lo echen en cara en la cancha. Quien sabe si, conociendo sus preferencias, Dončić puede ser quien redima a los dos hermanos. Al menos, a ojos de los fans del baloncesto.

Cerrar