Made in Spain: El Padre Ángel se convierte en un personaje de videojuego para ayudar a los sin hogar de Madrid

Made in Spain: El Padre Ángel se convierte en un personaje de videojuego para ayudar a los sin hogar de Madrid

Conciliar videojuegos con solidaridad es algo que cada vez es más posible. La nueva iniciativa emprendida por la asociación Mensajeros de la Paz y el estudio Liquid Games la clara prueba de ello. Desde el 3 hasta el 30 de noviembre, el videojuego Aliens in Chains permitirá a los jugadores recaudar fondos en una pionera iniciativa con fines sociales.

Los usuarios de este sencillo título de puzles para móviles y tablets, que se encuentra disponible de forma gratuita tanto en Google Play como en el App Store, podrán jugar con un avatar del Padre Ángel, miembro fundador de Mensajeros de la Paz. Así, tras cada partida superada, estarán aportando su pequeño granito de arena a los diferentes proyectos solidarios de esta asociación.

No solo por partida, sino por cada acción que se lleve a cabo. Cuando el jugador complete una misión, supere un puzle, invite a amigos a jugar, compre algún objeto especial o participe en algún torneo contribuirá al mantenimiento del centro social de la iglesia de San Antón. Además de una nueva opción que permitirá hacer un donativo directo, las consecuencias económicas de cada una de estas acciones serán destinadas íntegramente a la oganización

Este beneficio es mutuo porque, mientras se ayuda con una sencilla labor social, el jugador recibirá recompensas especiales en forma de objetos únicos y un estatus de reconocimiento dentro de Aliens in Chains.

La colaboración entre Liquid Games y Mensajeros de la Paz comienza hoy mismo, día 3 de noviembre y concluye a final de mes, el 30 de noviembre. Durante todos estos días, los usuarios pueden dar rienda suelta a su solidaridad con gestos tan sencillos como una partida con su móvil. Y tú, ¿te animas a colaborar?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar