Made in Spain: Khion I: No Return es el survival horror de U-tad que te dejará helado

124054

 

Jonesy se despierta en un gélido mundo, no es lo que ella conocía pero tampoco le resulta ajeno. El intenso frío se instala en sus huesos hasta que consigue hacerla tropezar. Sus movimientos son torpes y cada paso que da es mermado por este enemigo invisible. Por suerte encuentra una fuente de calor que la salvará momentáneamente, pero ¿por cuánto tiempo?

Ese es el reto que nos propone Tenjet Games con su proyecto de postgrado de U-tad, el Centro de Tecnología, Arte y Diseño. Khion I: No Return es un survival horror totalmente inmersivo que tiene como principal protagonista el frío. Ambientado en un complejo de investigación de los años 40, la protagonista debe combatir a este implacable enemigo con los recursos que el propio entorno ofrece. Para ello, Jonesy viste un traje provisto de un mando de control para acceder a las herramientas necesarias.

En ese sentido, el brazalete de control proporciona visión térmica para localizar los focos de calor o detectar enemigos por su temperatura corporal. Desde el primer prototipo hemos visto las mejoras que se han implementado tales como el módulo de Control Térmico, el sistema de crafteo o un nuevo sistema de tuberías que servirán para entorpecer el paso de estas gélidas criaturas que nos persiguen.

Made in Spain: Khion I: No Return es el survival horror que te dejará helado

En el prototipo podemos ver cómo Tenjet Games ha incorporado el frío en distintas mecánicas para avanzar en el juego. De esta forma encontramos chorros de frío que pueden herir a nuestro personaje y para desactivarlo hay que encontrar una palanca o mecanismo. Este mismo sistema puede ser utilizado para abrir alguna puerta mediante el frío, siempre con cuidado de no ponerse en medio de ambos elementos.

También nos han mostrado el sistema activo de recarga para disparar, que ya popularizara la saga Gears of War, porque en este inhóspito escenario nos encontraremos con enemigos también físicos. Se trata de criaturas que han nacido en este entorno congelado y se ven atraídas por las cálidas temperaturas del cuerpo humano. El calor, por tanto, es un bien escaso que la protagonista necesita para sobrevivir a esta aventura.

En los nuevos diseños de arte podemos apreciar el estilo retrofuturista que quieren darle a este juego con la pulsera que permitirá acceder al menú del personaje y el traje. Este objeto es el que permitirá utilizar la visión térmica para aprovechar el entorno a nuestro favor. De este modo, se distinguirán por colores los distintos elementos con su correspondiente temperatura, así que será la principal ayuda de Jonesy.

Sin embargo, no todo iba a ser tan fácil. En esta experiencia inmersiva, el jugador tiene que gestionar de forma inteligente la batería de dicho dispositivo para que no se le agote en un momento crítico. Así vemos en el vídeo 2 barras, la de vida (que puede disminuir con el propio frío) y la batería del traje, aunque esta última aún no varía de momento, mientras que a la derecha se irán sucediendo las misiones activas y objetivos.

¿Cuál es el propósito de estos obstáculos? Tenjet Games se ha propuesto dejarnos helados con Khion I: No Return y que sintamos el frío en todo momento. El escenario totalmente abandonado a merced de estas extrañas criaturas ayudará a crear esta sensación, además de la escasez de recursos propia de un survival.

El lugar que antes era su hogar se ha transformado en la tumba de Jonesy y sólo ella será capaz de cambiar este destino. Tendrá que valerse de su valentía y su ingenio para aprovechar los recursos que encuentre y sobrevivir a un entorno hostil que le acecha en cada paso. Por eso nos encontraremos con un complejo lleno de caminos por explorar y conductos para esconderse para evitar así un enfrentamiento directo. La exploración será vital.

Sobre la narrativa aún no conocemos más, pero el equipo ha tomado como referencias juegos como Alien: Isolation, Long Dark o Bioshock, ya que mezclarán esa supervivencia extrema con la ciencia ficción. Los escenarios están inspirados en una base militar de la Segunda Guerra Mundial y con la iluminación tratarán de confundir y crear una sensación de inseguridad. Una experiencia de frío constante en la que detenerse en el camino es morir.

 

Raquel Morales

Periodista. Me encanta hablar de videojuegos, series y películas. Me entrené con Lara Croft en el templo de Karnak. Camino de Grand Line.
Cerrar