Made in Spain: Tres proyectos de U-tad, candidatos a los Premios PlayStation

Made in Spain: Tres proyectos de U-tad, candidatos a los Premios PlayStation

Los éxitos le preceden. Con el tiempo, el Centro Universitario de Tecnología y Arte Digital (U-tad) ha abierto camino a muchos jóvenes desarrolladores que sueñan con publicar sus videojuegos en las principales plataformas de entretenimiento. Gracias a lo que ellos han denominado el Método U-tad, la institución ha apostado por el talento, el trabajo y la constancia como la única manera de alcanzar los objetivos.

Y los resultados se comprueban cuando los proyectos de postgrado se cuelan entre los candidatos a los Premios PlayStation. Sin duda un pequeño paso que puede traer una oportunidad de oro para los estudios universitarios. Este año los 3 videojuegos, que están aún en fase temprana de desarrollo, optarán al galardón como ya lo hicieran otros antiguos alumnos. Difícil de olvidar los primeros pasos que dio Intruders: Hide and Seek que ha sido la mejor referencia para los actuales equipos por su crecimiento posterior.

Los tres estudios llevan meses trabajando en sus proyectos para llegar a los PlayStation Awards con una idea sólida que podemos ver ya en sus respectivos vídeos. Desde que conocimos los videojuegos cuando eran solo un concepto sobre papel hasta este momento, hemos podido ver una evolución importante tanto en el apartado artístico como en el gameplay. Tres proyectos muy distintos entre sí, pero con mucho potencial.

Fractal Fall fue el equipo que tenía en mente desde el principio lo que quería transmitir con Windfolk y de qué manera. El mundo de Windfolk está compuesto por islas flotantes en un contexto bélico entre dos facciones. Lo que han definido en estos últimos meses ha sido el aspecto y personalidad de la protagonista. Esen J. Price es una soldado que se ve envuelta en este conflicto y deberá combinar las capacidades aéreas que le proporciona su jetpack para conseguir los objetivos que la aventura plantea.

El shooter sigue siendo en vista de tercera persona y sobre todo se ha mejorado el sistema de combate con la inclusión de nuevas armas y habilidades, que enfatizan el movimiento y la creatividad del jugador. Al tratarse de un pequeño mundo abierto, el estudio está trabajando en estos momentos para añadir contenido al escenario, mejorar la experiencia del usuario y sobre todo la interacción con el juego. Las islas usan una paleta de color cálida y están siendo diseñadas para desafiar a los jugadores y su agilidad para volar, ya que como ellos dicen “en Windfolk, el cielo solo es el principio”.

 

 

Por su parte, Tenjet Games nos presentó en su día un inquietante survival horror en el que el frío es el mayor enemigo. Y la fórmula sigue siendo la misma, pero han creado un espectacular entorno hostil que está ambientado en una antigua estación científica de los años 40. Pero tiene un cambio importante. La aventura Khion I: No Return ha pasado de tercera persona a primera, dando así una sensación más claustrofóbica.

Actualmente ya está disponible un primer nivel totalmente jugable y Tenjet está trabajando en un segundo para tenerlo listo a mediados de octubre. Jonesy protagoniza esta aventura en la que se enfrenta a escalofriantes criaturas que le acechan en todo momento. Para ello, tiene que utilizar el entorno y recoger los escasos recursos para fabricar objetos que le permitan mantener su temperatura corporal.

En ese sentido existirán dos tipos de entornos: fríos y cálidos, que servirán estas últimas como habitaciones seguras lejos de los criófagos. Frutos de experimentos fallidos, los antiguos simios que habitaban las cárceles de las zonas secretas del complejo, sufrieron mutaciones genéticas al momento en que explotó el proyecto más oculto de la instalación científica. La bomba de frío Khion.

 

 

Por último, Nuclear Toaster nos presentó Deathroned, un shooter en primera persona con un escenario de habitaciones procedurales que se generan acorde a un algoritmo controlado, que hace de cada partida una experiencia nueva. En un principio, el escenario iba a ser una mansión dominada por fuerzas oscuras, pero finalmente el joven estudio plantea una ambientación en un palacio mágico inspirado en de Las Mil y Una Noches. Han creado un sistema de juego en el que cada usuario puede diseñar su propio estilo de combate, combinando ataques mágicos con otras habilidades.

Los escenarios son la principal novedad del proyecto, donde predominan los colores cálidos y dejan atrás la idea de la casa oscura victoriana. El jugador maneja a Ayla, la protagonista que también ha cambiado con el paso del tiempo, para regresar al palacio de Koh-i-Noor y destronar a su tío Dhayosh, que se ha convertido en un malvado genio que gobiernas sobre todos. Pero sin más dilación, es mejor que veas por ti mismo el trabajo de estos chicos de U-tad.

 

 

Raquel Morales

Periodista. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas.

Publicaciones relacionadas

Cerrar