Mafia 3: Su mundo abierto puede cambiar de esta forma

Mafia 3: Su mundo abierto puede cambiar de esta forma

Muchas veces se ha enarbolado como argumento a favor de un juego el que las decisiones del jugador pueden cambiar el devenir de los hechos. En Mafia III, estas decisiones no se limitan a provocar simplemente cambios de diálogo o a dejarte atrás a algún personaje que podrías haber desbloqueado, sino algo bastante más perceptible y que puede facilitar o complicarte la vida. En Mafia III, Lincoln Clay se verá inmerso en una escalada del crimen organizado, y conforme su parte del pastel vaya en aumento, va a tener que compartirla con sus lugartenientes. Un asunto que es bastante delicado.

Y es que uno no puede llevar un imperio criminal solo, como puedes ver en el minuto 18:35 de este extenso vídeo que 2K Games publicó durante el pasado E3. Cada vez que Lincoln reclame un territorio tendrá una reunión con sus tres personas de confianza, Burke, Vito (protagonista de Mafia II) y Cassandra. Cada uno de ellos hará una oferta por el control del territorio en forma de ventajas que nos reportará su gestión, como neumáticos a prueba de balas o contar con más apoyos durante los tiroteos, y tendrá que ser Lincoln el que decida a quién asignarlo. Lógicamente, esto causará agravios hacia los otros dos.

Esto puede llegar hasta el punto de que alguno de estos lugartenientes opte por coger la puerta, largarse de malos modos y pasar a convertirse en un jefe del juego al que deberemos poner en su sitio para demostrarle quién manda. Haden Blackman, director creativo de Mafia III, ha explicado a Kotaku el sentido de esta mecánica: “La meta era que el jugador se debatiera entre la codicia y la lealtad.” Por ello, habrá que ir con pies de plomo si no queremos que el plomo nos lo disparen a nosotros por la espalda en Mafia III, a la venta el 7 de octubre para PlayStation 4, Xbox One y PC. ¿Que pìensas de este juego?

Cerrar