Mafia: Repasamos una saga que no podrás rechazar

"La mente es igual que un paracaídas, solo funciona si se abre" – Albert Einstein. Y es verdad, tenemos en nuestras manos una herramienta muy poderosa, nuestro cerebro, pero tenemos que enseñarle a razonar, a comprender las cosas y a evolucionar, y cuanto antes empezamos a hacerlo, mucho mejor.

Por eso hoy voy a escribir sobre nuestro futuro, sobre los más peques. Y es que son los que están mejor situados para empezar a hacer cosas grandes. Llevamos varias décadas evolucionando la informática, encaminándola, entre otras cosas, al terreno de los videojuegos. ¿Y qué tiene que ver esto con los niños? Mucho, ya que este enorme campo te obliga a pensar de forma estructurada y lógica, donde debes de enfrentarte a un mundo lleno de condiciones y razonamientos. Una materia que si se les empieza a ofrecer a los más pequeños, es posible que les ayude a mejorar y a evolucionar en otras disciplinas.

Gracias a muchos proyectos como Code.org, fundada por Bill Gates y Mark Zuckerberg, los más pequeños tienen la posibilidad de aprender a "programar" sin necesidad de escribir líneas de código. Ellos simplemente ven piezas de puzle, que uniéndolas como ellos quieren, crean animaciones simples e incluso algunas más complejas. Además, las personas que trabajan en ese mismo proyecto, han sabido encontrar el interés en los más jóvenes, ya que les enseñan a programar con Ana y Elsa de Frozen. Sinceramente, os animo a probar esta aplicación online.



No solo existe este proyecto, sino que cada vez podemos encontrar en la red más software educativo para niños donde aprender a "programar", como por ejemplo: Scratch. Es muy similar al que he comentado más arriba. Mediante bloques anidados en estructuras de control, los más peques pueden ordenarles a sus personajes favoritos que se muevan, hacerles que hablen mediante bocadillos de texto o incluso que emitan algún sonido. Y cuando terminan su obra tienen la posibilidad de compartirla con los demás niños, una clara manera de motivarles para que sigan mejorando.

Seguramente conozcas un producto bastante popular que se asemeja mucho a lo ya comentado. No es otro que la ToyBox de Disney Infinity, ya que posee herramientas para crear un mundo al que aplicar tus propias reglas, a modo de condiciones y botones que ejecutan otros mecanismos, y no solo eso, sino que puedes invitar a tus amigos para que se adentren en él.

Hay países que ya se han centrado en este tema, como Estonia, que en 2012 fundaron el proyecto ProgeTiiger y donde enseñan a escribir código a niños de entre 7 y 19 años. También, potencias como Reino Unido, están empezando a implementar esta nueva modalidad de la "programación" en su sistema educativo, y los niños de 5 años ya están aprendiendo los fundamentos de la "programación", para que a la edad de 11 años empiecen a aprender dos lenguajes a la vez.



Si hoy en día tenemos espectaculares videojuegos, catalogados por muchos como obras de arte, y están creados por equipos de trabajo, quienes aprendieron fundamentos de programación entre los 18 y 20 años, imagina por un momento si a los niños les ofrecemos la capacidad de aprender una nueva metodología y una nueva forma de pensar.

Al igual que se cursan en los colegios asignaturas como Música, y pocos terminan en el conservatorio, o Plástica, y no todos somos Goya ni Velázquez, en los colegios deberían empezar a enseñar a los más peques estos fundamentos básicos de programación. No para que ahora se dedique todo el mundo a la Ingeniería o al Desarrollo de Videojuegos, sino para que les sirva de herramienta para afrontar situaciones cotidianas de la vida.

¿Qué piensas tú? ¿Se debería evolucionar y modificar el sistema educativo de cara al futuro?

Publicaciones relacionadas

Cerrar