Marvel no quiso comprarle a Warner Bros. los derechos de DC Comics

Gracias al portal web Comic Book, conocemos la curiosa historia narrada en Marvel Comics: The Untold Story, de Sean Howe, donde se asegura que la unión de los universos de Marvel Comics y DC Comics estuvo a punto de producirse en 1984. Así es, según se revela ahora, Warner Bros. quería librarse de los personajes de DC Comics, así que pensó que Marvel estaría dispuesto a comprarlos, pero desde la Casa de las Ideas no lo veían como un buen negocio.

Según desvela ahora Sean Howe en Marvel Comics: The Untold Story, en el año 1984 Warner Bros. tenía la intención de deshacerse de los derechos de los personajes de DC Comics para poder cerrar una línea editorial a la que no le veía la rentabilidad suficiente. Por ello, desde Warner Bros. pensaron que Marvel Comics estaría interesada en adquirir a los superhéroes más emblemáticos de su principal rival en las ventas de cómics. En ese momento, las cifras de ventas de cómics eran superiores para la compañía en la que trabajaba Stan Lee, por lo que estudiaron la forma de sacarle provecho a personajes como Batman, Superman, Wonder Woman y compañía.

Cuando Warner Bros. ofreció a Marvel Comics adquirir la totalidad de los derechos de DC Comics, aquélla planeó un plan de acción para sacarle rentabilidad a los personajes del universo DC, con idea de cancelar todas las colecciones y reiniciar las líneas editoriales sólo de los personajes principales para después ampliarlo en el caso de que funcionasen económicamente. El plan de Marvel Comics era reiniciar las líneas editoriales de los personajes y grupos más importantes de DC Comics, es decir, Batman, Superman, Wonder Woman, La Liga de la Justicia, Green Lantern, Jóvenes Titanes y Legión de Superhéroes quienes tendrían un nuevo comienzo al estilo de Marvel. Mientras tanto, personajes tan emblemáticos como Flash, Green Arrow o Aquaman se verían relegados a esperar una segunda ola de reinicios, siempre que la primera funcionasen. 

Aunque el plan de Marvel era que los personajes propios y los adquiridos de DC Comics tuvieran universos diferentes, el poseer todos los derechos daría rienda suelta a que la Casa de las Ideas elaborase multitud de especiales con crossovers entre diferentes personajes. Pero si Marvel Comics ya tenía un plan de acción elaborado, ¿que pasó para que finalmente no decidiera comprarle los derechos a Warner Bros.?

Según se ha revelado ahora, si Marvel no aceptó la propuesta de Warner Bros. fue porque estaban convencidos desde la compañía capitaneada durante muchos años por la destreza de Stan Lee que los motivos del fracaso de DC durante los últimos años no era la gestión realizada por la compañía, sino los propios personajes, por lo que decidió no comprar unos superhéroes que consideraba «tóxicos». Ironías del destino, años después, Marvel caería en quiebra y sólo la venta de los derechos cinematográficos de sus principales personajes le salvó de la ruina total.

Aunque la unión entre ambos universos no llegó a producirse, el rumoreado interés de Disney de comprar Time Warner podría implicar que, más de 30 años después, finalmente sí podamos ser testigos de la unión de los personajes de Marvel y DC bajo la protección de la empresa del ratón Mickey. Todo esto, unido a la adquisición de otras franquicias como Indiana Jones y Star Wars hacen que Disney sea la única capaz de ofrecernos los crossovers más locos, pero a la vez los más deseados por los fans de todos los rincones de la Tierra.

Publicaciones relacionadas

Cerrar