Mass Effect cumple diez años y este es nuestro homenaje a la saga de BioWare

Uncharted, BioShock, Assassin’s Creed… Son muchas las sagas que han cumplido diez años entre nosotros en este 2017, pero todavía hay otras muchas que están de celebración, incluso aunque no estén en su mejor momento. Es el caso de Mass Effect. La franquicia de ciencia ficción espacial de BioWare ha sido una de las mejores series que nos ha dejado la industria del videojuego en los últimos años. Una obra maestra.

Muchos creen que tras el fracaso de Mass Effect: Andromeda la saga ha llegado a su fin, pero nosotros seguimos teniendo la esperanza de que BioWare conseguirá que, tarde o temprano, la franquicia vuelva más fuerte que nunca. Hay motivos para tener fe, pues las tres primeras entregas son videojuegos de aquellos difíciles de olvidar y lo son por multitud de motivos. De ello precisamente es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues el pasado 20 de noviembre Mass Effect cumplió diez años.

La narrativa siempre ha sido el punto fuerte de Mass Effect y en esa trilogía original nos permitió encarnar al o a la comandante Shepard, un alto rango de la raza humana que estaba cerca de convertirse en el primer Espectro humano, los guardianes de la galaxia para la Ciudadela. Nuestra misión comenzaba con dudas y misterios a los que pronto pondríamos nombre y apellido. Saren parecía el peligro, pero era algo mucho mayor.

Los Segadores estaban detrás de todo el asunto: una legendaria raza alienígena que combina la inteligencia de las máquinas con restos orgánicos y que cada 50.000 años purga la galaxia para mantener el equilibrio. Esta revelación no solo fue impactante, sino también algo terrorífico. Pero más allá de todo ello lo verdaderamente grande de la saga Mass Effect son sus personajes y las formas que tenemos de relacionarnos con ellos.

Liara, Garrus, Thali, Thanos, Miranda, Ashley, Kaidan, Anderson, Joker, Samara, Legion, Jacob. Todos ellos son personajes que calan verdaderamente hondo. Salir al exterior y realizar misiones por la Vía Láctea siempre fue un placer, pero lo mejor era saber que después íbamos a volver a nuestra nave, la Normandía, y que nuestros compañeros estarían ahí esperándonos con nuevas líneas de diálogo, con nuevas historias que contarnos y que tendríamos la posibilidad de tener romances con ellos y de forjar amistades que se mantendrían una década después.

Pongámonos un poco cursis: muchos miembros de la tripulación de la Normandía se han convertido en “amigos” nuestros. Amigos virtuales con los que queríamos compartir una charla más, queríamos irnos de copas en el club de moda en la Ciudadela o incluso explorar los peligrosos callejones de Omega. Y esa es la verdadera grandeza de la saga Mass Effect, que también ha conseguido grandes cosas con Andromeda gracias a personajes como Vetra, Suvi, Peebee, Jaal, Drack o Cora.

Pese al fracaso en críticas y ventas, Andromeda sí ha hecho cosas bien y por ello la llama sigue viva: confiamos en que Mass Effect pueda estar de vuelta en algún momento indeterminado del futuro. Pero si jamás llegara a ocurrir no hay motivos para ponerse tristes. Mass Effect no solo sigue vivo en nuestros corazones, sino que también lo está en nuestras consolas y PCs. Rejugar la trilogía original de Shepard y compañía es algo que todos los fans deberían hacer regularmente. O al menos este año para celebrar el décimo aniversario de una franquicia que ha hecho historia.

Publicaciones relacionadas

Cerrar