Mass Effect: Legendary Edition cambia la raza de un personaje para arreglar un bug de más de una década

Elanos Haliat estrena raza, lo que soluciona uno de los problemas argumentales más raros de Mass Effect.

Elanos Haliat por fin ha conocido la justicia. BioWare ha decidido, por fin, actualizar su raza, y ahora la historia del juego tiene mucho más sentido que antes. En el juego original, Elanos aparecía como un personaje perteneciente a la especie humana, sin embargo, esto no encajaba con las acciones que cometía en los juegos, por lo que muchos jugadores asumieron por años que se trataba de un bug.

Si no conoces nada de la historia de Mass Effect 1, te recomendamos que no sigas leyendo porque contiene spoilers. Una vez dicho esto, hay que recordar que Elanos fue el organizador del bombardeo Skyllian Blitz, nombre que recibió el ataque a la colonia Elysium, y posicionó a Haliat como uno de los principales enemigos de la raza humana.

Elanos ya no es humano

mass effect

No obstante, no tiene sentido que un ser humanos haya provocado este desastre a una colonia humana, y menos todavía el haberse declarado enemigo público de los seres humanos. Por esto, BioWare ha decidido modificar la especie de Haliat, y lo ha convertido en lo que siempre debió ser: un turiano. La compañía no solo se limitó a cambiar su especie, sino que también ha cambiado sus archivos de voz, para que suene más turiano y menos humanos.

Ahora los diálogos de Elanos Haliat tendrán mucho más sentido cuando lo veamos quejándose de «la especie de Shepard», ya que sabemos que, de hecho, pertenece a una raza totalmente distinta.

Mass Effect Legendary Edition salió a la venta el 14 de mayo, y está disponible en Xbox One, Xbox Series X/S, PS4, PS5 y PC, y sus mejoras gráficas son espectaculares comparadas a los juegos originales.

Tomás Rivero

Adicto a cualquier cosa con una pantalla. Mi madre es Lara Croft y mi padre un PS1 sin tarjeta de memoria, de ahí mi paciencia. Me opongo absolutamente a que los juegos de terror duren más de 15 minutos.
Cerrar