Made in Spain: Massira ya está disponible en PlayStation Store

El juego de puzles y plataformas aterriza en la tienda digital de PlayStation para contar el viaje de los refugiados.

Arte conceptual de Massira

Hay videojuegos que permiten ponernos en la piel de protagonistas con mucho carisma o simplemente que tienen una historia detrás que merece la pena escuchar. Últimamente hemos visto cómo se interpretan los conflictos bélicos y sus consecuencias más directas con juegos como This War of Mine o Bury me, my love, con una visión más alejada de la política y más centrada en el aspecto social, en las personas. Esta es la base en la que se sustenta Massira, un juego de bella factura y con una delicadeza que lo hace único. PlayStation Talents ha servido para conocer en los años anteriores proyectos que quieren mostrar los videojuegos como un medio de concienciación. Algunos ejemplos son Childhood, que trata el hambre infantil a través de los ojos de los niños, o el propio Massira, la nueva aventura que ya está disponible en la Store de PlayStation.

Exploración, puzles y plataformeo

El estudio español Frost Monkey quería representar la relación de una niña con su abuela, pero surgió la idea de contar el duro viaje de los refugiados sirios hasta Europa y así nació Massira. Tras un par de años de desarrollo, el sueño de este joven estudio es una realidad. Los jugadores se convertirán en Numi, una niña obligada a dejar su hogar junto a su abuela Yara. Les espera un largo viaje sin fecha de retorno en el que experimentarán las inquietudes y desesperación de los más débiles de la guerra. El juego, con una estética low poly, plantea una serie de puzles que invita a explorar los escenarios e interaturar con algunos objetos para transformarlo en un plataformas.

Numi y Yara, niña y abuela de Massira

Lo mejor de Massira es que está inspirado en experiencias reales. Para ello, hicieron una labor de documentación gracias a la estrecha colaboración con la ONG Asociación de Ayuda al Poblado Sirio (AAPS), que permitió conocer la realidad de refugiados, mediante cartas y otros documentos, que han recorrido todo este camino para llegar al continente europeo. Estas cartas se representan en el juego como coleccionables, así como recortes de periódicos «para hacerlo lo más realista posible», según explicó Javier Palomares, productor y diseñador de Massira. «Hemos querido utilizar el videojuego como altavoz sobre la situación a la que se enfrentan las personas refugiadas», dijo durante la presentación.

La música como vehículo narrativo

De esta forma, acompañaremos a Numi a través de una ruta hacia Europa mientras deja atrás una serie de sentimientos encontrados. En el aspecto visual destacan los colores vivos y sobre todo la poca identidad que desprenden a las dos protagonistas, porque no tienen rostro definido. Numi y Yara podrían ser cualquier refugiado que huye de su país para encontrar una nueva esperanza, una oportunidad. Así que están representadas con un estilo artístico minimalista sin texturas denominado low poly, formado por polígonos. El apartado sonoro también busca su hueco en esta pequeña aventura, convirtiéndose en «un vehículo narrativo que acompaña al viaje de las protagonistas», como así apunta Christian Zapico, compositor y diseñador de sonido.

Massira se acaba de lanzar en PlayStation Store por 12,99 euros, aunque hay una demo disponible para probar los primeros minutos del juego. Fue ganador al Mejor Arte en la cuarta edición de los Premios PlayStation, que reconoce y apoya el talento de los estudios de desarrollo español. Gracias al programa PlayStation Talents, Massira hoy es una realidad y contará las dificultades de los refugiados en su largo viaje a la libertad.

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.
Cerrar