"Me da igual. Soy rico". Así se defiende este rapero de sus haters jugando a Fortnite

Raperos y Fortnite. Una mezcla que se ha acentuado en los últimos meses y que ya es algo completamente natural, e incluso interesante, si le sumas al cóctel el streaming a través de Twitch. No es extraño ver a numerosas figuras públicas disfrutando de partidas al popular videojuego de Epic Games mientras emiten sus peripecias a través de la plataforma de emisión en directo. De hecho algunos, como Drake, se comprometieron a dedicarle canciones al juego, lanzando antes un guante al estudio.

No obstante, el caso de Lil Yachty dista de ser el de un rapero que se siente cómodo con el juego o, más bien, que sabe desenvolverse por él. Si en alguna ocasión hemos visto a otros del gremio compartir partida con Ninja y ganar sin dificultades, o incluso desafiarle, este joven de 20 años no va precisamente por esos derroteros. Tras un tiempo fuera, decidió volver a Twitch para emitir algunas partidas de Fortnite Battle Royale, y las críticas no tardaron en llegarle por la falta de maestría en el campo de batalla. Comentarios como «LMAO, eres basura» y otras lindezas se alternaban en el chat de la emisión.

¿La respuesta del joven rapero? «Sé que soy malo. Me da igual. Soy millonario«. Así de tajante y claro fue al micrófono mientras seguía correteando por el mapa del juego. «Que le den a lo que habláis. Me importa una mierda. Dejad que sea malo. Mi casa es grande de cojones. Tengo seis coches. Que os jodan». A los segundos, tras sugerir a los espectadores hacer una dieta bastante especial en reiteradas ocasiones, se desconectó y se marchó. Nada preocupante, ya que poco después aseguró que volvería a emitir en poco tiempo.

Reacción desmedida o no, es sin duda una de esas anécdotas que quedan para el recuerdo en Twitch. A todos nos ha quedado claro que Lil Yachty tiene dinero, como también que es mejor que se dedique a los versos.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar