Michael Phelps y Usain Bolt confiesan estar enganchados a Call of Duty

22 medallas, que se dice pronto. Esa es la gesta que hasta el momento ha realizado Michael Phelps, uno de los deportistas olímpicos más importantes de la historia. Sydney 2000, Atenas 2004, Pekín 2008 y Londres 2012: doce años de diferencia y siempre el mismo resultado: el nadador estadounidense subido en el podio.

Conseguir una hazaña de tal calibre no es fácil. Hay muchas, muchísimas horas de entrenamiento detrás de un logro así. Aunque el Tiburón de Baltimore no se priva de otros ‘vicios’ y además se muestra orgulloso de ellos. El que nos atañe tiene que ver con los videojuegos. Y es que el recordman olímpico es un adicto a Call of Duty. Entre entrenamiento y entrenamiento saca tiempo para jugar en red unas 30 horas a la semana con el shooter (juego de disparos) de Activision.

“La gente no sabe que soy yo. Me aplastan. Siempre soy objeto de ataques y acoso. Y es un niño de 10 años del otro lado de la línea el que me acaba de destruir. Es muy frustrante. Pero es divertido y soy muy competitivo en todo lo que hago”, confesó el nadador.

Aunque Phelps no es el único que ha caído en la fiebre de Call of Duty. Otra de las grandes estrellas de los JJJOO, Usain Bolt, publicó ayer una fotografía en Twitter en la que se podía leer “CoD:MW 3 time”.

¿Os imagináis una partida online entre Phelps y Bolt? ¿Quién ganaría?

Lo que está claro es que los videojuegos son uno de los bienes culturales y de ocio más importantes del planeta, y cada vez más famosos hablan abiertamente de su hobby favorito en las redes sociales, como os demostramos en este REPORTAJE.

Publicaciones relacionadas

Cerrar