Microsoft experimentó con cuarenta modelos de mandos hasta dar con el diseño definitivo

Crear una nueva consola no es tarea sencilla. No hablamos ya de sus especificaciones técnicas, sino de otorgarle un aspecto útil y a la vez atractivo para que ‘enamore’ a los consumidores. Y es que la Xbox One que vimos ayer durante su presentación no fue siempre la misma. A lo largo del tiempo ha pasado por todo un largo camino que ha ido modificando su fisionomía hasta dar con el modelo definitivo.

El portal Wired ha tenido la ocasión de charlar con Scott Dallmeyer, encargado del diseño de Xbox One, quien ha explicado todo el proceso y ha ofrecido algunos detalles curiosos, como que se estudiaron hasta 40 modelos de mandos hasta que se quedaron con el que se venderá junto a la consola.

Publicaciones relacionadas

Cerrar