Microsoft podría preparar una revolución respecto a la reparación de las consolas Xbox

Estaría estudiando la posibilidad de que los usuarios puedan reparar sus propias consolas.

En un momento en el que los grandes fabricantes de hardware tratan de reducir sus emisiones de carbono y mitigar su impacto en el medio ambiente, Microsoft es una de las primeras compañías del sector en plantear la posibilidad de que los usuarios puedan reparar sus propios productos. De momento no hay ninguna medida concreta sobre la mesa, pero los de Redmond han iniciado un estudio que determine las posibles consecuencias de esta posibilidad.

En términos legales, el usuario puede desmontar y reparar sus dispositivos si cuentan con las herramientas y conocimiento necesarios para ello, pero Microsoft, como la enorme mayoría de fabricantes de hardware, dificulta esta práctica al no proveer de piezas de repuesto e información sobre cómo operar sus productos. Aparte de la ya más que conocida política de perder la garantía si se ha abierto el dispositivo, pero esto podría cambia próximamente.

De acuerdo a Grist, Microsoft habría llegado a un acuerdo con As You Sow, un grupo de inversión sin ánimo de lucro que en junio presentó una resolución de accionistas con el fin de que la compañía estudiara los «beneficios medioambientales y sociales» de hacer dispositivos fáciles de reparar. Microsoft habría accedido a contratar una consulta independiente acerca de las posibles consecuencias de brindar a los usuarios acceso a recambios e información sobre sus productos, como la huella de carbono y los residuos resultantes.

Por el momento, el estudio no tiene previsto hacerse público por la información confidencial que maneja, pero sus conclusiones se harán públicas en mayo de 2022. Para finales de ese mismo año, Microsoft ha accedido a contar con repuestos e información de sus productos a través de su portal autorizado de reparación, así como colaborar con más servicios de reparación locales.

Sin duda, se trata de un gran paso adelante en los derechos del consumidor de consolas Xbox y una medidas más que a tener en cuenta para reducir la huella de carbono y los residuos generados por las grandes compañías de hardware, aunque aún quedan muchas incógnitas por despejar al respecto. «Realmente apreciamos lo que están haciendo en este informe, pero si se presenta para eliminar las facturas por el derecho a reparar, aún hay más trabajo por hacer», asegura Nathan Proctor, del Grupo de Interés Público de Investigación de EE. UU..

Luis Avilés

Periodista de profesión y jugador de vocación. Me he criado con una consola entre las manos y me esfuerzo día a día en convertir mi hobby en una forma de vida.
Cerrar