Todd Howard dice que «la gente compra cualquier cosa» en relación a las microtransacciones

Howard revela cómo surgió una de las mayores polémicas de Oblivion.

Todd Howard El mundo de los videojuegos ha cambiado y ha evolucionado con el paso de los años de una forma curiosa. Mientras regresan las consolas y juegos retro, cada vez es más habitual encontrarse elementos de pago in-game. Se las conoce coloquialmente como microtransacciones y en los últimos meses han originado polémica entorno al abuso de estas prácticas por parte de algunas compañías, hábitos que hasta Estados Unidos se ha planteado prohibir. Es cierto que los videojuegos ahora llegan con mucho más contenido, pero los usuarios no ven con buenos ojos pagar por DLCs ni por otros elementos que forman parte de la experiencia jugable. Ahora una de las caras más populares de la industria ha opinado sobre la polémica que rodeó a uno de sus juegos. En este aspecto, Todd Howard, ideológo de The Elder Scrolls, se muestra un poco crítico con los jugadores.

The Elder Scrolls IV: Oblivion fue uno de los primeros juegos que introdujo microtransacciones con la armadura del caballo, lo que entonces fue una decisión controvertida. Howard ha hablado con IGN y explica que no le parece mal lo que hicieron entonces, pero «en realidad el precio fue el problema«. Asegura que un responsable de Microsoft fue quien les aconsejó poner ese precio porque los fondos de escritorio de Xbox 360 estaban a un precio mayor «y los vendían». Finalmente la armadura del caballo se vendió a 2,50 dólares, «es bastante barato, y nadie te obligaba a comprarlo… Pero al final la gente compra cualquier cosa«, explicaba Howard comparándolo con la situación actual.

El motivo entonces fue una broma del April Fool’s Day, una broma que salió bien porque «la gente estaba muy involucrada y quería participar». Pero el tiempo ha convertido esa broma en algo habitual en los videojuegos y que no todo el mundo está dispuesto a pagar. ¿Estás de acuerdo con las palabras de Todd Howard?

Raquel Morales

Periodista. No puedo dejar NADA sin explorar. Me adiestré con Lara Croft en el templo de Karnak mientras buscaba el cubo horádrico entre vacas. Camino de Grand Line.

Publicaciones relacionadas

Cerrar