Sale a la luz una curiosa consola portátil de los años 80

Tiembla Switch, Vectrex ha vuelto de entre los muertos y es más pequeña que nunca.

mini-vectrex-portatil-03

Después de que Atari consiguiera detonar el gran boom de los videojuegos, y antes de que Nintendo consiguiera dar el siguiente paso acercando la tecnología al concepto de juguete, hubo un sistema que intentó ganarse el corazón de los tempranos jugadores con gráficos vectoriales y juegos muy sencillos. Vectrex llegó al mercado con un devenir poco agraciado, pero no fue la única que aprovechó ese concepto para acercarse a los usuarios. Sus responsables dieron forma al prototipo para lanzar una Mini Vectrex que jamás vio la luz.

En Gizmodo se hacen eco de ella. Una plataforma de dimensiones bastante más reducidas que la original y que, salvando las distancias, podría considerarse como la tatarabuela de Nintendo Switch. Su idea, de hecho, era similar: un dispositivo que puedes llevar a cualquier parte para encenderlo, acoplar uno o varios mandos y jugar solo o en compañía. De hecho, la portabilidad de este modelo es incuestionable, sobre todo comparando con el principal y de sobremesa.

Aunque su desarrollo fue todo un secreto y jamás vio la luz, de hecho las imágenes que adjuntamos son las primeras que demuestran su existencia, esta idea pudo ser el germen de las consolas portátiles tal y como las conocemos a día de hoy. Fue Game Boy la que comenzó a desarrollar ese terreno, pero, ¿quién nos dice que el espionaje industrial no hiciera de las suyas para aprovechar el concepto de la Mini Vectrex? Jamás podremos saberlo, pero lo que sí podemos asegurar a ciencia cierta es que esta portátil ochentera existe, se encuentra en el National Videogame Museum de Frisco, Texas, y lo que es mejor, ¡funciona!

A continuación dejamos algunas imágenes para ver cómo es este modelo que quedó en la trastienda de sus responsables (General Consumer Electronics y la Milton Bradley Company), y también comprobar las diferencias con el original y comercializado.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar