Modas de videojuegos de las que estamos hartos

Como cualquier otra industria cultural, los videojuegos están sujetos a los avances tecnológicos, al paso del tiempo y a las modas pasajeras. Como es de esperar, no todos los avances ni todas las modas que se van instaurando (aunque solo sea durante un breve periodo de tiempo) van a gustar a todos los jugadores. De hecho, hay algunas tan odiosas que acaban hartando a los usuarios y desean con todas sus fuerzas su desaparición.

De ello precisamente queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de modas de videojuegos de las que estamos hartos y apostamos a que tú también detestas algunos de los puntos que describiremos a continuación. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas y te invitamos a que nos dejes las tuyas propias a través de la caja de comentarios.

Transmedia

La fórmula de narración transmedia consiste en contar una historia a través de diferentes formatos. Una de las más exitosas de los últimos años ha sido Quantum Break, que realizó una experimental e interesante mezcla de videojuego y serie de televisión. Sin embargo, otros títulos como Overwatch o Destiny nos obligan a salir del juego y a acudir a la red de redes para poder comprender el lore del juego. El ritmo es inconsistente.

Tactilidad y control por movimiento

Cada vez que llega una nueva y novedosa forma de juego trae consigo dispositivos que son necesarios para jugar a determinadas obras, aunque pronto acaban cayendo en el olvido. Muchos usuarios prefieren los modos clásicos de jugar y detestan con todas sus fuerzas los dispositivos táctiles o aquellos que utilizan control por movimiento, ya sea de nuestro cuerpo o de otro accesorio. Los avances no siempre son bien recibidos.

Microtransacciones

La gran lacra de los videojuegos a día de hoy son las microtransacciones, pagos integrados dentro del juego que nos permiten obtener ventajas competitivas o ítems premium. Se entiendo que los juegos gratuitos consigan ingresos de este modo, pero no obras que ya cuestan un dinero importante también incorporen una opción (sí, no es obligatoria) que nos puede estar sacando más dinero todo el tiempo que desee.

Famosos en los videojuegos

Los cameos nunca han estado de más, especialmente si están bien introducidos, pero algunas obras se pasan de la raya. En los últimos tiempos hemos podido ver videojuegos protagonizados por famosos, algo que en la mayoría de casos no tiene ni pies ni cabeza. A ello hay que añadir actuaciones de famosos que han acabado siendo muy criticadas, como la de Peter Dinklage (Tyrion Lannister en Juego de Tronos) en Destiny.

Moneda premium

En una línea similar a la de las microtransacciones, otros muchos videojuegos nos permiten comprar con dinero real una moneda para dentro del juego. Con ella podemos comprar ventajas, ítems, armas, skins y todo lo que imagines, aunque también podemos gastarlas en DLCs que podrían ser gratuitos pero que nos acaban costando dinero real si los adquirimos por este cuestionable método. Otra fórmula de ingresos muy odiada.

Bonus por reserva

Cada vez son menos los jugadores que confían en los títulos de lanzamiento y es por ello que las reservas bajan más y más. Para combatir este efecto las desarrolladores deciden incluir algún bonus o beneficio para aquellos que decidan reservar y confiar desde el primer día. Está bien que se incentive de un modo atractivo para los compradores, pero solo con ítems cosméticos, no con ventajas competitivas o con partes de historia que otros jugadores no podrán disfrutar.

Juegos de supervivencia

Si hay un género que no deja de producir es el de la supervivencia. Ark: Survival Evolved, PlayerUnknown’s Battlegrounds, DayZ, Rust, H1Z1 son buena prueba de ello y son muchos más los que se están uniendo a este género al alza que, sin embargo, ya comienza a cansar a buena parte de la comunidad de jugadores. PUBG triunfa, pero quizá el resto ya esté empezando a notar las consecuencias de la sobreproducción.

Publicaciones relacionadas

Cerrar