El modo Maestro de Kingdom Hearts III incluye nuevas habilidades, pero no es nada fácil

La nueva dificultad de KH3 está destrozando a los jugadores.

sora enfadado en kingdom hearts iii

La dificultad era uno de los lastres de Kingdom Hearts III. Muchos usuarios tacharon de excesivamente fácil a lo nuevo de Square Enix tras su lanzamiento en enero, aunque eso ya ha cambiado. La actualización con el Modo Maestro de KH3 ya ha llegado y, a pesar de que incluye nuevas habilidades, se ha vuelto tan difícil que los jugadores no paran de morir.

Como explican en GamesRadar, Square Enix ha hecho oficiales varios de los cambios introducidos con esta modalidad. Tanto los puntos de vida como los puntos de magia máximos se reducen a la mitad, la experiencia adquirida es menor y, por tanto, el desarrollo del personaje más lento. Además de esto, se han introducido 3 nuevas habilidades que se convierten en el eje central de esta nueva dificultad: Contraataque Crítico, que hace un extra de daño si se bloquean ataques enemigos en el momento perfecto; Recarga Crítica, que recarga tanto el medidor de Comando especial como el de PM; y Conversor Crítico, que desactiva las atracciones para ofrecer cambios de forma en su lugar.

kingdom hearts iii necrópolis

Te recomendamos | Las 7 oscuridades y las 13 luces que definirán el futuro de Kingdom Hearts IV

Un trío que cambia la forma de jugar y la ajusta a los nuevos patrones de comportamiento enemigos. El daño es mayor y la ofensiva también, por lo que cada combate se vuelve una prueba de habilidad y maestría con la Llave Espada. De hecho, el salto de dificultad está siendo tan elevado que los jugadores se están topando de bruces con un muro de dificultad antes impensable para esta entrega.

Kingdom Hearts III se ha convertido en una especie de Sekiro: Shadows Die Twice, o al menos eso es lo que están alegando muchos usuarios. Y vosotros, ¿os habéis puesto ya manos a la obra con el Modo Maestro de KH3?

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar