Momentos de videojuegos que casi te provocan una lesión

Momentos de videojuegos que casi te provocan una lesión

A lo largo de su dilatada historia los videojuegos nos han ofrecido formas muy diferentes de avanzar en ellos: tomar una decisión, eliminar a todos los enemigos en pantalla, resolver un acertijo o pulsar el botón indicado en el momento preciso (los llamados Quick Time Events). Sin embargo hay una técnica cada vez más en desuso que podría habernos pasado factura. Nos referimos a los juegos machacabotones.

Todos hemos probado un videojuego que requiere de nuestra más endiablada velocidad de pulsado para tener éxito o de una parte de un título que precisa lo mismo de nosotros para poder escapar de una situación límite. Hoy te ponemos unos cuantos ejemplos de juegos y momentos de juegos que casi nos provocan una lesión en la mano del esfuerzo que tuvimos que hacer. ¿Qué experiencias similares recuerdas tú en los videojuegos?

Metal Gear Solid

Quién puede olvidar la escena de tortura en el primer Metal Gear Solid. El bueno de Revolver Ocelot nos tenía tendidos mientras nos daba calambrazos a los que solo podíamos resistir machando un botón lo más rápidamente posible. Lo peor es que morir te podía hacer perder mucho progreso, pero un poco más y morimos nosotros mismos en el intento. Aquel día acabamos con un dolor de mano difícil de explicar.

Metal Gear Solid 4

Parece que Hideo Kojima nos tiene tirria o algo así, porque si no no se explica que en Metal Gear Solid 4 nos volviera a hacer la misma jugada. Vale, esta no era una escena de tortura que nos ponía al límite, pero aquí un maltrecho Old Snake debía arrastrarse por un microondas gigante. Su resistencia se iba agotando mientras nosotros machacábamos el mando con todas nuestras fuerzas, todas las que le faltaban a él.

Smackdown vs Raw 2008

Cualquier novato de los juegos de lucha ha empezado jugando del mismo modo: pulsándolo todo a la vez para ver si le salía algo decente. Sin embargo en Smackdown vs Raw 2008 incluso los expertos debían hacerlo. Y es que si tu luchador se quedaba en el suelo debías pulsar muy rápidamente todos los botones para que se levantara lo antes posible. Si te detenías solo por un momento tu luchador volvería a caer tendido.

Resident Evil 5

Las críticas recibidas por Resident Evil 5 fueron muchas y muy variadas, pero lo peor del juego se encontraba, sin duda, en el combate final contra Wesker. A todo el mundo se le ha quedado grabado ese momento en el que Chris Redfield tiene que dar puñetazos a una roca del tamaño de cuatro personas para poder avanzar. Naturalmente solo podía hacerlo con nuestra ayuda, pulsando botones como locos y destrozándonos la mano.

Batman Arkham

El combate de la saga Batman Arkham es muy dinámico y divertido, pero cuando los videojuegos ya están muy avanzados, aparecen muchos enemigos y lo tenemos en la máxima dificultad podemos empezar a sufrir de lo lindo. Y es que golpear con el tempo adecuado a decenas de enemigos durante varios minutos no es tan sencillo como parece. No solo eso, sino que es una de las experiencias más cansadas que recordamos.

Mario Party

Un videojuego familiar que traslada los juegos de mesa a la consola no podría ser demasiado exigente… o sí. Mario Party nos invita a tirar dados y a conseguir ítems concretos en un tablero virtual, pero la verdadera chicha del juego está en los minijuegos que disfrutamos en compañía de otros usuarios. Lo cierto es que en muchas ocasiones lo único necesario para ganarlos es ser el más rápido pulsando botones.

Grand Theft Auto V

La última entrega de la saga por excelencia de Rockstar Games tiene multitud de cosas que hacer y una de ellas son las competiciones de triatlón. En ellas debemos hacer una carrera corriendo, nadando y yendo en bicicleta. Lamentablemente la mecánica para las tres partes es la misma: machacar el botón X o A, dependiendo de tu plataforma de juego. Cuando terminemos la prueba estaremos más exhaustos que el personaje virtual.

Publicaciones relacionadas

Cerrar