Monster Hunter: World te deja llenar tu casa de criaturas salvajes

El pasado viernes 26 de enero llegaba a las tiendas Monster Hunter: World. La famosa franquicia de Capcom, la que lleva tantos años haciéndonos cazar espectaculares monstruos con amigos, volvía a Sony con PlayStation 4 y se estrenaba en Xbox One por primera vez para llevar las cacerías a otro nivel. Un título mucho más accesible, pero que no pierde ni un ápice de exigencia ni de la esencia que ha definido a la saga desde que nació en 2004 con el primer título para PlayStation 2.

Ha llovido mucho desde aquel lejano estreno para llegar a hoy. La entrega recién lanzada es la más ambiciosa. Escenarios mucho más grandes e interconectados, monstruos con un acabado mucho más espectacular que antes y unas mecánicas fieles a sus raíces, en las que la cooperación con jugadores online es la clave. Hay mucho de nuevo y de viejo en esta iteración que acabamos de recibir y que podéis disfrutar vosotros mismos gracias a nuestro Concurso Monster Hunter: World, pero una de sus novedades es algo que cambia la violencia por la tranquilidad, algo que nos permite incluso en convertirnos en dueños de una casa de acogida improvisada.

Porque sí, lo divertido aquí es cazar, pero habiendo una flora tan rica y, sobre todo, una fauna tan variada, ¿por qué no iba a ser posible tomarse las cosas de otra forma y llevarte algún bicho o pequeño monstruo a casa? Esta vez lo es, y se puede llevar a cabo a través de un procedimiento la mar de sencillo y, a la par, tremendamente divertido y vistoso para esos ratos en los que prefieres vaguear un poco en lugar de sumergirte en el fragor de la batalla.

¿Cómo se consigue que haya un Pteryx en la habitación? Pues el procedimiento, ciertamente, es la mar de sencillo. Cuando sales al mundo exterior, a cualquiera de los escenarios donde transcurren las cacerías, solo has de acercarte a la criatura que te interesa con sumo cuidado. Una vez estés a una buena distancia, equípate tu red de captura y lánzasela. Al momento, verás que aparece en el lateral un mensaje emergente diciéndote el nombre del monstruo o animal en cuestión, lo que significa que ya es tuyo.

Ahora, solo debes volver a tu domicilio, al lugar donde descansas y donde se reúnen tus compañero más cercanos de la 5ª para ver que, efectivamente, ahí están tus capturas. Solo tienes que hablar con el Felyne que se encarga de guardar el hogar y acudir a la opción de mascotas. Una vez dentro, tendrás a tu disposición la lista completa con todas las criaturas conseguidas para que dejes a su libre albedrío a la que más te guste.

Así, podrás tener a bípedos, cuadrúpedos o criaturas voladoras rondando por la habitación. Siguiéndote o simplemente disfrutando de un aire muy distinto a su lugar autóctono. Desgraciadamente, no todos son capturables, y mucho menos monstruos como una Rathian (lo sentimos, nada de Nergigantes en casa). Pero sí que hay una buena colección de pequeños monstruitos a los que dar un nuevo hogar en el que permanecer.

¿Sabíais de esta opción que se esconde en Monster Hunter: World? No nos sorprendería que a muchos se les pasara por alto. Habiendo tanto por hacer y por descubrir, a veces estas cosas se nos escapan y hacen que nos perdamos detalles la mar de divertidos e interesantes.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar