Motivos de frustración que solo los gamers entenderán

Todos somos humanos y, por lo tanto, podemos llegar a frustrarnos por infinidad de motivos en nuestra vida cotidiana. Sin embargo los jugadores de videojuegos habituales, también llamados gamers, tienen otros motivos para frustrarse cuando están haciendo lo que más les gusta y lo normal es que las personas que no juegan a videojuegos no entiendan por qué nos afectan tanto este tipo de cosas que suceden tan a menudo.

Precisamente de ello es de lo que queremos hablarte en el día de hoy, pues lo que encontrarás en la lista que te dejamos a continuación es una selección de motivos por los que nos frustramos constantemente y que solo los verdaderos gamers entenderán. Sin más dilación te dejamos con nuestras propuestas personales y te invitamos a que nos digas en la caja de comentarios qué es lo que te frustra a ti cuando juegas a videojuegos.

Perder archivos de guardado

La mayor pesadilla de cualquier aficionado a los videojuegos es entrar al título que está jugando y darse cuenta de que su archivo de guardado se ha esfumado. A veces ocurre por accidente (se nos rompe la consola, se corrompe el archivo) y otras es algún graciosillo quien ha decidido acabar con nuestra partida. Sea como fuere, perder un archivo en el que hemos invertido decenas de horas siempre es algo muy doloroso.

Caer de rango en competitivo

Cada vez son más los videojuegos online que gozan de una vertiente competitiva en la que no solo jugamos por diversión, sino también por clasificar lo más alto posible. Es por ello que tener una mala partida que nos haga caer de rango es algo verdaderamente frustrante. Siempre podemos volver a recuperarlo haciendo buenas partidas de forma consecutiva, pero el dolor de ese momento es algo difícil de explicar a un no gamer.

Actualizaciones

No hay nada peor que querer estrenar un videojuego que llevabas esperando mucho tiempo y toparte con que tu consola tiene que actualizarse y que hay un parche del día uno para el título. En lugar de meter el disco y empezar a jugar probablemente tengas que esperar una hora para poder hacerlo y no hay nada más frustrante que sea la máquina la que te diga cuándo puedes jugar y no lo puedas decidir tú mismo.

Downgrades

Nos encanta seguir las ferias de videojuegos para que las compañías nos muestren sus mejores cartas, pero también nos gusta que sean honestas. En los últimos años hemos visto muchos casos de juegos que al ser presentados lucían increíbles y que cuando vieron la luz tenían un acabado gráfico muy inferior. Es el llamado downgrade y se trata de un fenómeno cada vez menos frecuente, aunque sigue siendo muy frustrante.

Bugs

Quedarnos atascados en lugares que supuestamente eran inaccesibles, sufrir un crasheo cuando entras a un determinado edificio, fallos gráficos que no cargan correctamente las caras de los personajes del juego, etc. Todo ello son bugs y son capaces de sacarnos unas risas, pero también de fastidiarnos una partida o sacarnos de la historia a base de errores constantes. Los bugs son una lacra que, desgraciadamente, nunca nos abandonará.

DLCs decepcionantes

Para bien o para mal hemos aprendido a convivir con los DLCs, las expansiones y los pases de temporada. Cada vez son más los estudios que añaden contenido adicional de pago a sus videojuegos y no nos parece mal siempre que el contenido sea de calidad. El problema es que a veces se nos cobra por DLCs de muy poca duración y que dan la completa sensación de haber sido recortados del videojuego original con todo el morro.

Problemas con internet

Las experiencias multijugador son las grandes triunfadoras de los tiempos actuales y por lo tanto cada vez es más importante tener una buena conexión a internet para disfrutar del gaming. A veces las partidas se nos fastidian por el lag que provoca nuestra mala conexión, aunque en otras ocasiones es la mala conexión de nuestro rival la que lastra la nuestra y hace que la partida que estamos jugando sea imposible de disfrutar y solo queramos que se acabe cuanto antes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar