Muere Run Run Shaw, el productor que estableció el cine de artes marciales

“Particularmente me gustan las películas que te hacen ganar dinero”. Esto es lo que decía el productor Run Run Shaw cuando se le preguntaba por sus películas favoritas. Tras 106 años nada menos, este hombre que junto a su ya difunto hermano Runme Shaw puso en las salas de todo el mundo las películas que instauraron el género de artes marciales tal como lo conocemos, ha fallecido en su domicilio de Hong Kong en esta pasada madrugada del 6 al 7 de enero de 2014. Cualquier aficionado a las películas de kung fu recordará sin lugar a dudas el nombre de Shaw Brothers, así como su logo, pretendiendo imitar al de la Warner y anunciando con una fanfarria el festival de puñetazos y patadas que venía a continuación.

Las películas que producía Shaw apostaban por el entretenimiento a través de presupuestos muy reducidos, pero sabiendo servirse de las habilidades de los artistas marciales que las protagonizan para crear unas escenas y coreografías espectaculares que las han dejado en la retina de los aficionados, dejando clásicos del género como De Profesión, Invencible (Five Fingers of Death) o Shaolin Avengers. El señor Shaw, gracias a sus recursos, estableció su propio complejo de estudios de rodaje, Shaw Movietown, así como una red de cines para proyectar sus películas, y posteriormente dio el salto a Hollywood para invertir en superproducciones de la talla de Blade Runner. Nos informa de su fallecimiento la edición digital del New York Times. Descanse en paz.

Publicaciones relacionadas

Cerrar