El mundo abierto de Days Gone fue diseñado por solo 6 personas

La genial recreación de Oregón fue obra de un equipo muy reducido.

days gone frontal

Days Gone es el triple A más reciente que ha aterrizado en PlayStation 4. Una obra más que notable de las que os hablamos largo y tendido en nuestro análisis y de la que seguramente ya hayáis descubierto mucho por vuestra propia cuenta. Ubicado en Oregón, este juego de mundo abierto ha demostrado ser realmente ambicioso; pero lo sorprendente es que, detrás de todo ese mundo por el que Deacon se mueve con su moto, tan solo hay un equipo formado por 6 personas.

Parece imposible, pero es cierto. En una sesión AMA en Reddit, el Jefe de Diseño de Mundo Abierto del videojuego, Eric Jensen, ha confesado cuál es la parte de Days Gone de la que más orgulloso se siente, y la respuesta es bastante sorprendente por lo que implica:

«Lo que más me enorgullece es lo diverso y dinámico que logramos hacer el mundo abierto con un equipo de diseño tan pequeño (unas 5-6 personas). Tuvimos que pensar de forma inteligente y eficiente todas nuestras decisiones de diseño, siendo plenamente conscientes de lo limitado que era nuestro factor humano. Ver todas esas locuras en forma de vídeos y fotos de este mundo abierto que los jugadores han publicado para enseñar a Deacon y cómo este interactúa con el entorno es algo genial para nosotros como equipo.»

days gone deacon en primer plano

Te recomendamos | Days Gone sugiere que es una secuela de Syphon Filter donde no pudieron salvar el mundo

Desde luego, Jensen y su equipo pueden estar muy orgullosos. El mundo abierto de Days Gone, junto con la personalidad de Deacon y el enorme entramado de mecánicas de juego, es lo que ha conseguido que la obra de Bend Studio desbanque a titanes como God of War y Horizon: Zero Dawn en Japón en su estreno. ¿Qué podrían haber logrado con un equipo mucho más grande? Quizá lo sepamos en la next-gen.

Comprar Days Gone + Steelbook Ed. Exclusiva Amazon

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar