¡Nada de afeitarse! Estos son los bigotes más lustrosos de los videojuegos

Desde hace siglos, los hombres de todo el mundo han buscado el bigote perfecto, a sabiendas de que esos pelillos situados por debajo de la nariz podían llegar a convertirse en un símbolo en vida. Chaplin, Nietzsche, Cantinflas, Freddie Mercury, Frida Kahlo (ejem)… Puede que con más o menos acierto, pero siempre siendo conscientes de que un buen bigote no entiende de modas.

Ahora, asistimos al auge bigotil, en el que parece que todo el mundo quiere convertirse en el nuevo Antonio Alcántara, pero con un toque moderno-trendy-fashion la mar de cuidado. Pues bien, desde AlfaBetaJuega queremos asistir en la defensa de todos aquellos personajes de, desde siempre, decidieron ir por la vida con un buen bigote sobre sus labios.

Mario y Luigi

Si hay un bigote que merezca ser destacado en el mundo de los videojuegos ese es, por supuesto, el de Mario. Aunque se lo dejara por darle facilidades a sus creadores a la hora de programar, ya se ha convertido en una seña de identidad que no puede permitirse el lujo de perder.

Ni él, ni el bueno de su hermano Luigi, que tampoco ha querido prescindir de un buen mostacho con el que dar cera a los goombas y compañía.

Wario y Waluigi

Como buenos antagonistas de la pareja de fontaneros, Wario y Waluigi no pueden permitirse el lujo de dejar sus caras libres de vello. Eso sí, sus bigotes tienen un toque más… ¿puntiagudo? ¿Original? ¿Malvado? Quién sabe.

Aunque no podemos evitar preguntarnos cómo narices son capaces de mantenerlos tan bien peinados y sin que se muevan un ápice entre tanta trastada y gamberrada.

Revolver Ocelot (Metal Gear Solid)

Puede que en sus años mozos prefiriera tener la cara como el culito de un bebé, pero el tiempo ha terminado por curtir a este veterano de guerra y enemigo por excelencia de Solid Snake.

Vale, es temido por su puntería, dureza y por ser terriblemente despiadado; pero no nos negaréis que ese bigote blanquecino es un remate decisivo en su apariencia de villano épico.

 

Dr Robotnik (Sonic)

Y hablando de villanos, que le pregunten a Sonic qué piensa del Dr. Robotnik (o Eggman, si lo preferís). O mejor, qué le haría si pudiera tener un tiempo a solas con él en un cuarto insonorizado.

Solo os decimos tres palabras: pinzas de depilar.

Gordon Freeman (Half Life)

Bueno, vale, lo admitimos, lo del doctor Gordon Freeman no es un bigote en sí mismo sino una perilla perfectamente recortada. Pero, ¿vamos a ponerle pegas al hombre que nos ha defendido de las abominaciones de Black Mesa?

Por nosotros como si quiere dejarse las patillas largas y teñirse el pelo de verde. Es más, ¡como si quiere combatir con una palanca! Oh, esperad…

Heihachi (Tekken)

Está claro que cuando te topas con un abuelete (por llamarlo de alguna forma) japonés que supera los 70 años pero que tiene más músculos que todo el equipo de natación norteamericano y que es experto en artes marciales, el último detalle en el que te fijarías sería su bigote.

Pero si se lo ha dejado… ¡por algo será! ¿Superstición? ¿Una manía? ¿Pereza por afeitarse? ¿Para dar besos que pinchen?

Capitán John Price (Call of Duty)

Jonathan Price es uno de los personajes más destacados de la saga bélica de Activision. Un veterano de guerra como Dios manda: duro, leal, implacable, valiente, inteligente, que sabe dar discursos de los de lagrimita… y con un señor bigote.

Porque a Price no le vale con un mostachito recortado y bien cuidado, qué va. Lo suyo es algo épico que haría que el mismísimo Nietzsche le pidiera un autógrafo.

 

Peppy Hare (StarFox)

Que un conejo tenga bigote no es que sea demasiado raro, ¿verdad? Pero si de algo estamos seguros es de que el equipo StarFox, del que él forma parte, sigue vivo gracias a sus inestimables consejos durante las misiones.

¿Y de dónde creéis que sale tanta sabiduría? Pues sí, del bigote, socios, del bigote…

Dudley (Street Fighter)

Cuando uno lleva un tiempo jugando a los juegos de lucha, se da cuenta de que hay ciertos personajes en los que no corresponden su aspecto físico con su estilo de lucha. Pero ese no es el caso del boxeador británico Dudley; todo un luchador de la vieja escuela que no necesita más que sus puños para tumbar a todo aquel que se atreva a reírse de su bigote clásico.

¡Anda que no tiene mérito que no se le deshagan esos ricitos entre tanta torta!

Andrew Ryan (Bioshock)

Se puede ser dueño de Industrias Ryan y fundador de la ciudad submarina de Rapture, pero uno no puede aspirar a ser un dandy sin un bigotito como ese. Lo que, por supuesto, no te hace invencible ni inmortal, por mucho complejo de deidad que tengas. Ya lo dijo él mismo: “no importa de donde vengas; no hay diferencias”.

¿Qué os parece, socios? ¿Nos dejamos todos un buen bigote? ¿Lo ponemos de nuevo de moda? Nosotros os dejamos pensándolo…

Álvaro Barbado, colaborador de AlfaBetaJuega.

Publicaciones relacionadas

Cerrar