Niño castigado sin PlayStation 4 pierde el control

El que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. La segunda que la tiren los que no hayan sido castigados jamás sin ordenador o sin consola por alguna trastada o porque sus padres pensaron que pasaban demasiado tiempo con los marcianitos. Seguro que quien más quien menos sabemos lo que es que te priven de tu fuente de diversión como escarmiento, pero con los años hemos madurado y visto que nuestros progenitores, en realidad, buscaban nuestro bien. Pero la juventud es tan fogosa y caprichosa que el mínimo castigo te reconcome por dentro. Por suerte, lo más seguro es que por buenas piezas que fuésemos estemos lejos de lo que se ha podido ver en Canadá donde un adolescente de 13 años se ha pasado un poco de la raya.

La policía de Brattford, Ontario, se ha tenido que personar en el domicilio de un padre de familia cuyo hijo se encontraba encerrado en el garaje. Para su sorpresa, no es que el muchacho hubiese quedado atrapado sin poder salir, sino más bien al contrario. El niño se encontraba aporreando las puertas con un bate de béisbol presa de la ira tras haber tenido una monumental discusión con su familia, quienes le habían confinado allí dentro por su seguridad. Los agentes pudieron hablar con el desquiciado joven y calmarlo, aunque no evitaron que realizara algunos destrozos materiales en las inmediaciones de la casa. Ya vemos que este zagal es un buen elemento, sin embargo la causa oficial de que se le cruzara el cable ha sido, como cuenta la cadena CBC, el que su padre le confiscara su PlayStation 4 después de tener un altercado con su familia.

Seguramente algo de buena educación a tiempo hubiese prevenido la multa de 5.000 dólares tras el arresto por posesión de armas que este niño tendrá ya en su historial. Esperemos que el frío canadiense le ayude a refrescar un poco la cabeza y enderezar el camino para ser un jugador civilizado, como todo el mundo.

Publicaciones relacionadas

Cerrar