El cierre del Canal Wii Shop marca el final de una fantasía nintendera

Wii se despide "para siempre".

El canal Wii Shop se cierra para siempre

No hay demasiadas consolas en la industria que puedan presumir de haber sido todo un fenómeno cultural (y de ventas), pero la Wii de Nintendo fue, sin ninguna duda, una de esas consolas. ¿Por qué? Pues básicamente porque ofrecía algo nunca visto hasta ese momento, y su precio era más que razonable como para que millones de familias pudiesen permitirse tener una. A esta democratización nintendera, hay que añadirle el hecho de que sus métodos de control eran absolutamente innovadores, pues nunca antes se había podido manejar un juego solo a través del movimiento de nuestro mando y unos cuantos botones.

Así es, aunque no lo parezca, la invención del WiiMote fue una bendición para la Wii, pues todos querían probar ese nuevo sistema de control novedoso que suponía casi una extensión de nuestro cuerpo. Pero ahora, casi 13 años después de que la Wii se vendiera como rosquillas, Nintendo ha decidido cerrar definitivamente su Wii Shop Channel, o lo que es lo mismo, la tienda digital que se había ideado para Wii. Este cierre supone una pequeña muerte, la muerte de una fantasía nintendera, la idea de que una tienda digital que se centraba en hacer más agradable la experiencia del usuario.

Te recomendamos I Por qué Nintendo Switch es la reina indiscutible de los juegos indie

Hay muchos que tratan a Nintendo como si no fuera una compañía que ha concentrado sus esfuerzos en hacernos la vida más fácil a los gamers. Demasiada gente opina que sus últimas consolas, sea por su incapacidad técnica, sea por su “falta de potencia”, no merecen una buena ronda de aplausos. Cierto, incluso la adorada Nintendo Switch (que cada día crece más en ventas) no puede competir codo con codo con la potencia desmedida de una Xbox One X o, en menor medida, con la de una PS4 Pro, Xbox One S o PS4. Pero si miramos la otra cara de la moneda, el software creado para cada máquina de Nintendo, descubriremos que la Gran N siempre ha estado a años luz de la competencia, creando juegos y experiencias únicas.

Incluso en el terreno del hardware Nintendo siempre ha sabido y ha querido diferenciarse de los demás. Muy inteligentemente, la compañía nipona sabe que sin innovación no hay atracción, y por eso ha sido la primera de las tres grandes de los videojuegos en crear una consola híbrida, parte sobremesa, parte portátil, que nunca nadie se había planteado antes. La Nintendo Wii forma parte de esa forma “marciana” de pensar que tiene Nintendo: crear en base a la experiencia del jugador.

El Wii Shop Channel no era diferente a este respecto, pues tanto su música como sus animaciones hacían que la tienda digital pareciera más amena, más viva, más “humanizada”. Además, aunaba esfuerzos en hacer a la Wii retrocompatible con todo tipo de títulos de Nintendo, incluso gloriosos clásicos de NES y SNES, a través de la ahora tan solicitada Virtual Console. Esta “máquina virtual” abrió el catálogo de Wii a una experiencia todoterreno: podíamos probar juegos que respondían a nuestros movimientos, jugar a títulos innovadores y muy imaginativos (¡hola saga Super Mario Galaxy!) y experimentar la nostalgia más aguda con la ayuda de los clásicos y rarezas que encontrábamos en la Virtual Console.

Es por esto que, el cierre definitivo del Wii Shop Channel tiene un sabor tan amargo, más cuando uno recuerda lo que la “pequeña tienda digital” llena de tantas variadas realidades ofreció en su momento. Pero es comprensible que Nintendo quiera concentrarse en el futuro de Switch primordialmente y, para ello, necesita ir cerrando sus otros dulces episodios de éxito. La Wii nunca será recordada por lo que pretenden conseguir PS5 y Xbox Scarlett, pero nadie podrá olvidarse de que fue el sistema que cambió nuestra forma de jugar y de entender los videojuegos.

Mario Arias

Recolector incansable de contenedores de corazón y piezas de la Trifuerza, emisario de la Diosas en la Tierra de Hyrule y adorador de la Luz de la Espada Maestra. Me defino como Nintendero de corazón y Tolkiano de-mente. Studio Ghibli es mi religión.

Publicaciones relacionadas

Cerrar