No Solo Gaming: Dragon Ball Super, el manga

No Solo Gaming: Dragon Ball Super, el manga

Es más que evidente que la llegada de Dragon Ball a nuestro país allá por el año 1992, gracias a la llamada por entonces Planeta DeAgostini, supuso todo un punto de inflexión para el Manga en España. La obra de Toriyama fue quien abrió las puertas a este tipo de cómic en nuestro país para que realmente se tomara en serio y se llegara a asentar como después supo hacerlo. Fue la llama que encendió el fenómeno que muchos tildaban de moda pasajera y que con los años ha demostrado ser una alternativa más que seria al consagrado cómic americano creando incluso un fandom exclusivo que es tremendamente fiel al Manga, al Anime y, en general, a todo lo que engloba la cultura japonesa. Por tanto hay que agradecer el gran trabajo que las aventuras de Son Goku y sus amigos realizaron en nuestro país que junto a la llegada de otros grandes films de animación encabezada por la excepcional Akira, hicieron germinar de forma fuerte y robusta esa semillita que habían plantado con anterioridad ciertas series de animación de la talla de Mazinger Z, Heidi o Sherlock Holmes.

Dragon Ball Serie Blanca, contigo empezó todo. Como ya hemos comentado, fue en 1992 cuando la genial obra de Akira Toriyama aterrizó en nuestro país de la mano de Planeta DeAgostini. Un formato para aquel entonces demasiado común en nuestros kioscos y en las escasas tiendas especializadas pero que actualmente para las ediciones de series japonesas sería una auténtica locura y casi un suicidio editorial. El hecho de ser en formato cómic book, en grapas y en sentido de lectura occidental es algo que viendo la evolución del mercado español del Manga hoy por hoy sería impensable y le costaría a la editorial que se atreviera a hacerlo un aluvión inmenso de críticas acompañadas de, por supuesto, unas ventas bajísimas.

Pero lo que hoy sería casi un disparo al pie por parte de la editorial que lo hiciera, en aquella época era necesario, casi obligatorio, y las ventas dieron totalmente la razón. El público enloqueció con la edición de Dragon Ball que ya empezaba a ser un fenómeno televisivo y gracias a la suma de la edición del Manga más su emisión del Anime por las distintas cadenas autonómicas hicieron que la Dragonballmanía se asentara de tal manera que tras 25 años sigue presente y terriblemente fuerte.

Ese comienzo con la famosísima y semanal Serie Blanca se fue quedando pequeño para sus desesperados fans que a través de fotocopias y fanzines sabían que la serie se seguía editando en Japón y que había nuevos personajes, grandes acontecimientos, nuevas aventuras que querían disfrutar lo antes posible y no tener que esperar a alcanzar la edición japonesa para poder leerlas. Así que Planeta, a sabiendas del descontrolado éxito de la serie, ideó una forma de poder dar un salto temporal como si de Trunks en su máquina del tiempo se tratara, y lanzó la no menos alabada y exitosa Serie Roja. La Serie Roja mantenía más o menos el mismo formato que su predecesora pero eliminaba las grapas ya que pasaba de ser semanal a quincenal (que en sus últimos números pasó finalmente a ser mensual) y aumentaba el número de páginas de 32 a 48.

Sólo unos meses habían pasado desde el nacimiento de la Serie Blanca pero estaba claro que la necesidad y el enorme interés del público conseguían su objetivo que no era otro que saciar su curiosidad y enorme apetito sobre su serie favorita.

El nacimiento de la Serie Roja fue para la época todo un lanzamiento a bombo platillo, con un enorme cartón que lo hacía bien visible en nuestros kioscos habituales y con un llamativo color rojo en su portada, que sumado a la imagen de Son Goku en Súper Guerrero (el Súper Saiyano de aquellos años), hacía que fuera inevitable no fijarse en él y por supuesto, no comprarlo. Además, el texto que indicaba que el cómic contenía los nuevos episodios que se incluían en la serie de animación Dragon Ball Z incrementaban el hype más allá de esos 9.000 kis que tanto se le recuerdan a Vegeta.

Esta aventura editorial en España finalizó en febrero de 1997 tanto para Goku y compañía como para sus lectores de aquellos años que recordamos con mucho cariño y emoción todo lo que vivimos con ambas ediciones y la emisión de su anime en nuestro país. Emoción y nostalgia que sin duda, todos hemos rememorada con la salida del número uno de la Serie Super o mejor dicho, con el número 212 de la tan querida Serie Roja.

El regreso del hijo pródigo. Está meridianamente claro que Dragon Ball nunca ha dejado de estar presente en nuestro mercado de Manga y Anime, más bien ha demostrado todo lo contrario. Durante todos estos años ha visto cómo se ha reeditado de distintas formas y colores sus hazañas y cómo se ha licenciado prácticamente todo el material habido y por haber en su país de origen. Centrándonos en sus ediciones impresas hemos visto cómo han ido llegando los Anime cómics, algunos libros de ilustraciones o incluso su edición a todo color, llegándonos a ofrecer cualquier producto que pueda ser interesante para su tremendamente fiel legión de fans que ha visto estos días como tras 20 años y un mes, Planeta Cómic continuaba la Serie Roja con nuevo material gracias a la llegada de Dragon Ball Super.

Para los lectores ya veteranos de esta serie que acogieron con los brazos abiertos la llegada de Son Goku por primera vez a España en la Serie Blanca y leyeron su final con lágrimas en los ojos a través de la Serie Roja, el continuar una serie tan querida y adorada como Dragon Ball en el mismo formato en el que se finalizó su edición por primera vez en nuestro país, ha supuesto un momento glorioso y todo un chute de nostalgia que incluso nos ha puesto la piel de gallina y nos ha emocionado como si se tratase de esos chavales que ahorraban su paga semanal para poder seguir leyendo las hazañas de sus héroes favoritos. Por supuesto, no todos los seguidores de la serie entenderán el por qué se ha elegido este formato ni por qué algunos lo hemos alabado tanto. Es algo que sólo podemos entender plenamente los que vivimos aquellos años, los que creamos esa enorme genkidama para que la serie llegase a tener ese poder incontestable dentro de nuestras fronteras, aunque a través de todas las reseñas que están saliendo (y saldrán) os queremos hacer partícipe de nuestro sentimiento y nuestro enorme subidón, porque ese es uno de los motivos por los cuales la hermandad de Dragon Ball es enorme y especialmente poderosa.

Pasando a comentar la serie en sí, esta continuación que a pesar de no tener a los lápices al gran maestro Akira Toriyama sigue ofreciendo una calidad más que buena tanto en el dibujo como en su narración. Toyotarô, que así se llama su actual autor, demuestra ser un digno sucesor y especialmente respetuoso con los personajes y el tremendo legado que nos dejó Akira Toriyama. Aunque aún le falten tablas y un poco de experiencia, se le ven muy buenas maneras y se le nota que lleva años tratando estos mismos personajes ya que ha sido el dibujante de varios de los fanfics más famosos que han ido saliendo sobre la magna Dragon Ball. Su dibujo es limpio, claro y muy estético, siguiendo perfectamente la línea marcada por Toriyama, exhibiendo un perfecto dominio de sus personajes y sus expresiones especialmente en sus primeros planos.

El trabajo realizado por Toyotarô ha conseguido algo tremendamente complicado y es el hecho de poner de acuerdo a la gran mayoría de seguidores de Dragon Ball opinando que es un dibujo más que correcto y que recuerda enormemente a la destreza mostrada por Akira Toriyama en sus mejores tiempos. Siguiendo el ritmo de edición japonés, de momento podemos asegurar que el nivel no sólo no se ve mermado sino que como es habitual en los mangakas, va subiendo notándose al propio autor más cómodo y seguro en sus dibujos y composición de viñetas.

La historia que nos narra parte del mismo punto desde el que lo hace el anime que actualmente estamos pudiendo disfrutar a través del canal Boing, es decir, nos sitúa justo después de la batalla contra el poderosísimo Majin Bû y antes del último torneo que supuso el final de la serie original. Pero al contrario que pasa con el anime, no se alarga hasta la extenuación adaptando las dos películas más recientes de la saga (La Batalla de los Dioses y La Resurrección de ‘F’) sino que aunque también comienza con la presentación de Bills (traducido como Beerus), ya que es tremendamente importante para la primera gran saga de esta nueva serie, rápidamente nos va introduciendo algún personaje inédito dejando entrever que algo nuevo e interesante viene de camino. Es bastante llamativo que en apenas 32 páginas que contiene este primer número de la Serie Súper, la trama avance de forma más rápida y concreta que en los primeros 30 capítulos del anime.

En definitiva, estas primeras páginas de Dragon Ball Super nos ofrecen un inicio realmente interesante y llamativo, demostrando que quieren mantener el espíritu de la serie clásica (cosa nada fácil de conseguir) tanto por su forma de presentarnos a sus personajes y su nueva trama como por el dibujo, volviéndonos a hacer sentir esa expectación e ilusión que teníamos con el lanzamiento de cada nuevo número. Y eso, no tiene precio.

Edición española. Como hemos comentado, Planeta Cómic ha rescatado su ya clásica Serie Roja para el estreno de Dragon Ball Super en España. A pesar de que desde la propia editorial han explicado todo el proceso que llevará la edición de esta serie en nuestro país, vamos a intentar aclararlo para aquellos lectores que anden un poco confundidos.

En principio, sólo serán cinco los números que saldrán con el formato actual, números que abarcarán exactamente el contenido del primer tomo de la serie. Éstos tendrán periodicidad mensual a un precio de 2,95€.

Tras estos números, Planeta Cómic sólo continuará la serie en formato tomo tankoubon (el más habitual en sus series Manga, como por ejemplo My Hero Academia o One Piece) a partir del próximo Salón del Manga de Barcelona que se celebrará el primer fin de semana de Noviembre, lanzando el primer número en dicho evento y tras éste, todos los demás en este formato tomo. Lógicamente, siendo una serie que se está editando actualmente en Japón y que de momento sólo lleva dos volúmenes en su país de origen, es difícil saber con qué periodicidad lanzará Planeta el resto de sus tomos pero estaremos atentos para poder ofreceros toda la información una vez la sepamos.

Finalizamos este extenso artículo, ofreciendo las características técnicas de esta edición junto a su portada española:

Fecha de publicación: 21/03/2017
Páginas: 32 páginas
Formato: 16,8 x 25,7 cm.
Presentación: Rústica sin solapas
Colección: MANGA SHONEN
Traductor: Daruma
Precio: 2,95€

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar