No Solo Gaming: Historia de una geisha de Kazuo Kamimura

No Solo Gaming: Historia de una geisha de Kazuo Kamimura

La línea editorial de ECC Ediciones respecto al Manga quizás no sea la más conocida ni la más comercial pero sin duda cubre una necesidad de una gran parte de los lectores españoles seguidores de este tipo de cómic. Aunque poco a poco intentan también hacerse un hueco en el mercado shônen (quizás el más conocido y que llama más la atención) con obras como Crows o Tokyo Summer of the Dead, su gran porcentaje de obras editadas sacadas de la industria japonesa son de corte claramente seinen, es decir, dirigidas a un público adulto. Autores como el dueto formado por Kazuo Koike y Goseki Kojima (autores de, entre otras, Hanzô, el camino del asesino), Taiyô Matsumoto (Sunny) o el gran Osamu Tezuka son los que podemos encontrarnos en el catálogo de esta editorial con la que los aficionados a este tipo de obras estamos muy contentos. A la hora de diferenciar sus líneas de edición de cómics (recordemos que son los que editan en España los títulos de DC), han querido crear un apartado de línea autoral donde tienen cabida cualquier tipo de cómic y título que destaca por ser una obra más de autor que de cualquier otro calificativo que se le pueda dar encontrándonos con trabajos de Joe Sacco, Neil Gaiman o éste Historias de una geisha del gran Kazuo Kamimura.

De qué va: La obra se centra en la vida de Tsuru, una jovencísima aprendiz de geisha, mostrándonos a través de sus ojos el momento histórico japonés desde los años previos a la guerra de Manchuria hasta después de la II Guerra Mundial con todo lo que eso significó para el pueblo nipón. También sirve como gran incursión al fascinante y siempre misterioso mundo de las geishas de las que tanto se ha escrito a lo largo de la historia.

Opinión Personal: La figura de la geisha siempre ha creado muchísima controversia por lo mucho que ha dado que hablar y por lo polémico de sus libros, películas o cuentos que se han ido publicando y que tanto se ha criticado por su poca veracidad. Siempre ha habido una especie de muro invisible que no ha dejado introducirse en esta parte de la sociedad nipona tan famosa y a la vez tan desconocida para el gran público. Con la obra de Kamimura podemos ver desde las entrañas lo que se debía mover (y se seguirá moviendo) dentro del mundo de las geishas siendo, sin duda, un fascinante acercamiento que nos ayudará a conocer mucho mejor esta pequeña muestra del folklore japonés y de paso, acercarnos a unos años históricos muy importantes y convulsos de la historia de Japón. Una obra realmente interesante en el aspecto político y social de una cultura tan cerrada como la japonesa.

Kazuo Kamimura demuestra ser un artesano del Manga con esta muestra de su talento y buen hacer con una historia desgarradora narrada de forma sutil, directa y única, demostrándonos que estamos ante todo un genio del gekiga (movimiento artístico dentro del manga que se dio durante las décadas de los 60 y 70 donde varios autores intentaron revolucionar esta disciplina tratando temas más adultos tanto social como visualmente hablando). El ritmo narrativo es simplemente perfecto sabiendo mezclar varios géneros y mostrándonos pequeñas pinceladas de la vida y sentimientos de Tsuru, de la historia japonesa y de la vida de las geishas en general con una maestría asombrosa. Una visión triste, dura y a la vez enriquecedora de este icono cultural que traspasa fronteras.

El dibujo de Kamimura aúna dos conceptos que lo elevan a obra de arte: el de bello y poético. De una calidad brutal, nos encontramos un dibujo limpio, conciso y muy expresivo con un nivel artístico final fuera de toda duda. Una perfecta muestra de un manga con una magnífica historia, narrado de forma espectacular y un trazo precioso a la vista. Una obra maestra que no se debe dejar pasar.

El Autor: Todo un veterano del mundo del Manga que nos dejó demasiado pronto debido a un tumor en la faringe. Nacido en 1940, durante sus 45 años de vida creó algunas joyas para el mundo del cómic japonés como fueron Historia de una geisha –Itezuru- (1974), La época en que vivíamos juntos –Dôsei Jidai- (1972-73), María (1971-72) y Lady Snowblood (1972-73), creada junto al maestro Kazuo Koike y que se convertiría en su obra más famosa mundialmente, especialmente después de que Quentin Tarantino se basara en este manga para crear Kill Bill.

Debido a su delicado y acertado trazo, fue denominado como “el pintor Ukiyo-e de la Era Showa”. Como curiosidad, añadir que fue maestro del mangaka Jirô Taniguchi, creador de grandes obras como El Almanaque de mi padre y Barrio Lejano.

Edición española: ECC Ediciones nos trae una muy buena edición rústica, en un tomo de 360 páginas con una calidad de papel y de impresión altísima. También hay que destacar la buena labor de traducción, bastante importante a la hora de trasladar a nuestra cultura una obra como la que estamos reseñando, conservando conceptos y nombres propios en original que se aclaran con pequeñas notas de traducción haciendo que no se pierda el ritmo de la lectura. En las últimas páginas del tomo, nos encontramos con un escrito de Yû Aku (letrista y novelista) sobre Kazuo Kamimura que añade más valor si cabe a este gran título.

Para finalizar, os dejamos con la portada de la edición española de este tomo:

Por Miguel A. Aguilar

También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar