No Solo Gaming: Ichi Efu, el manga documental sobre la tragedia de Fukushima

Ya hemos hablado en otros artículos de la variedad tan enorme que llega a tratar el manga en su país de origen. En esa enorme variedad, es bastante pequeño el porcentaje de obras que nos llega de forma oficial a nuestro país y sinceramente, es para mi gusto personal todavía pequeña la cantidad de estilos diferentes que podemos llegar a leer en la lengua de Cervantes. Eso sí, por fortuna y con mucho acierto, esas series que se desmarcan de la etiqueta comercial o de pertenecer a los géneros más vendidos (y por tanto más manidos) que nos llegan a España, sí son títulos realmente interesantísimos con un valor educativo y cultural realmente grande. En este selecto grupo ha entrado por la puerta grande desde hace un par de meses el manga Ichi Efu que a simple vista puede que no nos llame especialmente la atención o no nos diga realmente nada pero si ahondamos un poco y aclaramos que trata las vivencias de forma muy realista y sincera del grupo humano que trabajó en las labores de recuperación y limpieza de la central eléctrica de Fukushima tras la hecatombe que dejó el fatídico tsunami sufrido por Japón en 2011, la cosa cambia y seguro que muchos lectores empiezan a tener un elevado interés en este título. El artículo de esta semana se lo dedicamos con todo merecimiento a esta serie que desde finales de febrero edita en nuestro país Norma Editorial.

De qué va: El autor de este manga, Kazuto Tatsuta, trabajó durante medio año en la central nuclear de Fukushima en las labores de recuperación y limpieza. Tras alcanzar la dosis de radiación anual establecida por la empresa y tener que abandonar el trabajo, se decidió a plasmarlo en viñetas con la idea de mostrar a los lectores la verdadera realidad que se vive allí.

Opinión Personal: Una de las cosas por las que adoro el manga de la forma en la que lo hago, es por el hecho de poder encontrarme todo tipo de historias creadas en este formato. Me encanta el ritmo narrativo que imprimen los japoneses ya que es muy cinematográfico y al igual que el propio cine, son capaces de narrar cualquier tipo de historia o situación a través de las propias viñetas. Por supuesto no puede faltar el manga documental que en muchas ocasiones va unido a la etiqueta de reivindicativo y el caso que nos ocupa hoy, diría que es un buen ejemplo de ello.

El estremecedor suceso ocurrido hace más de cinco años y que supuso un fuerte golpe para la sociedad japonesa, dio (y sigue dando) muchísimo que hablar centrándose especialmente en la peligrosidad e incertidumbre que se vivía por los destrozos que dejó en la central nuclear situada en Fukushima. Mucho se criticó a TEPCO (empresa responsable de dicha central) y al gobierno japonés por ocultar la verdad y por esconder el horror y las miserias que se estaban dando en aquel lugar. Se ha especulado muchísimo con todo este tema y ahora por fin nos llega este manga en el que se cuenta la supuesta verdad de lo que allí se cuece de puertas hacia adentro.

El autor Kazuto Tatsuta, el cual usa un seudónimo por razones evidentes, se adentró en las mismas entrañas de esta central nuclear para contarnos con todo lujo de detalles la rutina laboral y el ambiente que se vive en el día a día de sus trabajadores.

Se nota que Tatsuta intentó hacer sus pinitos en el mundo del manga (aunque sin demasiada suerte) antes de publicar esta obra ya que tiene un dibujo realmente bueno, de un nivel más alto del que se suele ver en este tipo de mangas. Visualmente es muy detallista y realmente la labor de información “fotográfica” que nos da es de una calidad suprema haciendo que perfectamente nos hagamos una idea casi exacta de todo lo que nos podríamos encontrar allí si fuéramos trabajadores de la central nuclear.

Muy bien en ese apartado y también muy bien con los textos que son realmente enriquecedores con los que el autor nos narra todos y cada uno de los detalles con los que tuvo que convivir durante su experiencia como trabajador en estas lides. Cualquier mínimo dato que considerara mínimamente importante (o no) nos lo cuenta con todo lujo de detalles en Ichi Efu.

Y aunque alabemos su gran labor con los textos quizás ese sea el único lunar que tenga este título ya que son tantísimos los cuadros explicativos que nos vamos encontrado que hace que el ritmo de lectura sea en ocasiones demasiado lento, haciendo muy densa la lectura y por tanto reduciendo un poco el disfrute de este interesantísimo documental.

En resumidas cuentas, tenemos un título muy llamativo, tremendamente diferente a lo habitual y altamente recomendable, que merece muchísimo la pena un acercamiento a su primer tomo ya que no nos dejará indiferentes y quizás haga replantearnos un poco todo aquello que vimos, leímos y oímos sobre las centrales nucleares y en especial, la de Fukushima.

Edición Española: Es más que de sobras conocida las buenas ediciones que nos suele ofrecer Norma Editorial volviendo a hacer gala aquí de una gran edición para este gran título. Con Ichi Efu nos encontramos una portada de un corte más rugoso consiguiendo dar la sensación de estar ante un título diferente antes incluso de echarle un primer vistazo, con una calidad de material y de impresión, tanto en la portada como en el interior, realmente extraordinaria. La portada es rústica con sobrecubierta en un tomo de más de 190 páginas (esta vez todas en blanco y negro) con un tamaño de 13 x 18 centímetros aproximadamente. El precio de cada volumen es de 9,50€.

Para cerrar este artículo os ofrecemos la portada de este primer tomo:

Por Miguel A. Aguilar

También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar