No Solo Gaming: Los Juicios Escolares de Nobuaki Enoki y Takeshi Obata

No Solo Gaming: Los Juicios Escolares de Nobuaki Enoki y Takeshi Obata

Aunque ya en su día hablamos del primer tomo de Los Juicios Escolares le dedicamos el No Solo Gaming de esta semana a analizar de forma completa este más que interesante manga que tiene como gran atractivo el hecho de contar con el dibujo de Takeshi Obata.

De Takeshi Obata hemos hablado en más de una y de dos ocasiones en esta web debido a su talento innegable y enorme calidad que presenta en cada uno de sus trabajos siendo, en gran parte, el gran responsable de que este título haya llegado a nuestro país y a su vez, de que mi interés en esta serie aumentara exponencialmente. Personalmente, no me cansaré de alabar la destreza y el fantástico estilo de este autor que le ha hecho alzarse como uno de los mejores dibujantes actuales del panorama del cómic japonés asombrándonos ahora con Platinum End, serie de la que hablamos hace unas semanas en esta misma web.43

Por otro lado, tenemos como guionista a Nobuaki Enoki, autor que debutaba a los mandos de una serie regular con Los Juicios Escolares y que aunque para los lectores habituales del trabajo del maestro Obata sorprendía (y por qué no decirlo, decepcionaba un poco) el hecho de no estar acompañado de Tsugumi Ohba (guionista de Death Note, Bakuman y Platinum End), también daba la oportunidad de conocer a un nuevo guionista y poder leer el trabajo de un autor que comenzaba su aventura en esto de ser mangaka.

Los niños son guerreros. Las aulas deben enfrentarse a infinidad de problemas, y el mundo se adentra cada vez más en una era de crisis educativa. Con tal de solucionarlo, el gobierno ha implantado un nuevo sistema llamado "los juicios escolares"… ¡un nuevo tipo de tutoría en la que los niños utilizarán las leyes para revelar la verdad!

Nuevamente vemos como en un manga se nos pone en una situación prácticamente límite o en la que se ha debido de tomar una drástica decisión para desde ahí presentarnos la trama base de la historia y para poder, desde una situación no real, tratar ciertos aspectos de la sociedad actual que realmente preocupan (o debería) a gran parte de la sociedad.

En Los Juicios Escolares podemos ver cómo el fuego de artificio de haber montado toda una red judicial que se celebra y se forma en plenitud dentro de las propias escuelas sirve de mera excusa para tocar temas tan candentes como el acoso escolar, el maltrato físico o el coqueteo de los estudiantes con las drogas, entre muchos otros. Ciertamente tramas muy interesantes y casi necesarias que se traten para no caer en el error de mirar hacia otro lado ante estos graves problemas de la juventud actual pero que pierden fuelle y fuerza al pasarlo por el filtro de infantilizar demasiado la serie. Al menos esa es la idea que podemos tener al leer los primeros capítulos pero esa primera impresión la iremos modificando a la hora de ir avanzando nuestra lectura ya que veremos cómo va madurando la historia y va tomando unos derroteros más serios y adultos llevándonos a un capítulo final tan bien construido como cruel.

En líneas generales el guion que nos ofrece Nobuaki Enoki es bastante bueno presentando unas historias muy bien pensadas y construidas apoyándose en unos personajes muy bien trabajados que encajan perfectamente con la estética manga habitual. Asienta muy bien la base de los casos presentando perfectamente los puntos a tener en cuenta para ir introduciendo interesantes cabos sueltos que marcan un ritmo formidable en la construcción y ejecución de los mismos. Puede recordarnos bastante a la forma de trabajar que tiene Gosho Aoyama en Detective Conan, autor del que el propio Enoki se confiesa fan así que no es de extrañar que tengamos esa sensación de similitud. 

La trama quizás pierde fuerza, como hemos comentado antes, al querer hacer las historias más ligeras de lo que parecen en su presentación y a pesar de entender que eso puede ayudar a llegar a un público más infantil, a uno mismo como lector al que ya le asoman unas cuantas canas le hace perder cierto interés, aunque he de reconocer que me fue ganando con el paso de las páginas y que en general la lectura de esta serie deja un regusto más que agradable y una muy buena sensación tras leer los tres tomos que la componen.

Takeshi Obata se siente realmente suelto y a gusto en esta serie y eso se nota, se gusta y se recrea dándonos nuevamente toda una lección de cómo ilustrar una historia. El dibujo y estilo narrativo vuelve a ser espectacular ofreciendo toda una galería de diseños, expresiones y dibujos desde distintos ángulos y posturas de este magistral dibujante dentro de la obra que hoy comentamos. Un virtuosismo prodigioso el que muestra por enésima vez el bueno de Obata con una narración muy fluida, imprimiéndole muchísima fuerza a las escenas más importantes y creando momentos realmente épicos que ayudan enormemente a aumentar la espectacularidad de ciertas escenas. 

En definitiva, con Los Juicios Escolares tenemos un manga que va de menos a mucho más empezando ya de por sí a un nivel bastante aceptable pero que se hace más interesante a la vez que se van haciendo sus historias más adultas y crudas, dejándonos finalmente con la sensación de que podía haber dado mucho más de sí si se le hubiera dado la oportunidad de seguir avanzando. Una pena que al final se quede en tan sólo tres tomos aunque siempre los podremos releer una y otra vez o simplemente embelesarnos con el genial dibujo que podemos disfrutar en todas y cada una de las viñetas de este apasionante manga.

Edición española. Vuelve a ser Norma Editorial la que nos ofrece una serie con Takeshi Obata como gran protagonista. En una típica y cuidada edición de las habituales para esta editorial, nos encontramos ya editados los tres tomos que componen la obra en su totalidad. Se agradece la inclusión de los comentarios del propio guionista que aparecen prácticamente en cada final de capítulo y por supuesto, el mejor extra es la muy disfrutable historia con la que finaliza la serie que es ni más ni menos el origen de Los Juicios Escolares y con la que el guionista (aquí haciendo labores también de dibujante) ganó un concurso en la Jump Live, dándole después la oportunidad de crear la serie que ya conocemos. Como ávido y asiduo lector de manga he de confesar que me encanta poder acceder a estas ideas originales que fueron la semilla que después dieron paso a las historias que llegan a las librerías. Aunque no lleguen a incluirse siempre, es todo un valor añadido cuando sí se hace.

Finalizamos este artículo con las características técnicas de la edición y con sus tres portadas españolas:

Características Técnicas:

Fecha de publicación:

  • Tomo 1: 05/Mayo/16
  • Tomo 2: 22/Julio/16
  • Tomo 3: 30/Septiembre/16

Formato: Rústica con sobrecubierta
Tamaño: 11,5 x 17,5
Páginas: 192 B/N
PVP: 8,00 € c/u

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Publicaciones relacionadas

Cerrar