No Solo Gaming: Museum, The Serial Killer Is Laughing In The Rain

No Solo Gaming: Museum, The Serial Killer Is Laughing In The Rain

Desde que el fenómeno Manga pisó con fuerza nuestro país, allá a principios de los años 90, muchas voces repudiaban esas historias llegadas del lejano oriente por ser simplemente sexo y violencia y, sinceramente, calificar toda una forma de arte en el que tiene cabida cualquier tipo de historia y de estilo narrativo es cuanto menos un soberano disparate. El hablar con esa libertad de un estilo artístico con un sello de identidad propio tan grande y característico, mayormente demostraba (hablo en pasado porque quiero llegar a pensar que esa vertiente tan hostil ante el Manga y el Anime sí fue una moda pasajera) un enorme desconocimiento ante aquella ola que empezaba a llegar con una fuerza descomunal y que prometía quedarse para siempre, manifestando en nuestros días que cumplió su promesa con creces.

Una de las cosas que siempre ha fascinado de esta vertiente artística ha sido el enorme mercado que producen (y consumen) en su país de origen abarcando cualquier tipo de situación e historia, encajando hasta al personaje más inverosímil para que prácticamente todos los lectores que se acerquen a sus páginas se puedan ver reflejados o al menos se sientan identificado con algunos de los protagonistas que habitan en estas historias. Hay prácticamente Manga para cualquier rango de la sociedad nipona yendo desde historietas enfocadas para amas de casa, profesores, hasta funcionarios o deportistas de cualquier disciplina deportiva. Por supuesto, el porcentaje que nos llega licenciado es sólo un pequeño trozo del enorme pastel que allí se cocina y, lógicamente, las editoriales aquí seleccionan lo que más pueda encajar con los gustos de los lectores de nuestro país ofreciéndonos muchos de los best sellers japoneses e historias muy solicitadas por los seguidores españoles. Así, poco a poco, se ha ido limando esa aspereza asimilando por parte de nuestra sociedad que es simplemente otra forma más de narrar cualquier tipo de historia siendo de agradecer la labor de todas las empresas licenciatarias tanto de Manga como de Anime por mostrar al gran público que hay ficciones para todos los gustos y de todos los colores. Simplemente se trata de una especie de cinematografía plasmada en animación y papel donde hay series de todos los géneros, siendo ese precisamente uno de los puntos fuertes dentro de la viñeta nipona: su ritmo narrativo tan cinematográfico. Mangas que al leerlo podemos estar viendo su movimiento o incluso imaginando su versión en carne hueso dándonos historias, personajes y diálogos que firmaría el mejor guionista de la meca del cine. Precisamente esa sensación de estar leyendo una película es la que se tiene con el título que comentamos en el No Solo Gaming de esta semana: Museum, The Serial Killer Is Laughing In The Rain, un thriller de misterio que se ha convertido por méritos propios en una de las grandes sensaciones de los últimos meses en el mercado español del Manga y que incluso tendrá su propia versión cinematográfica protagonizada por Shun Oguri (Lupin, Crows).

De qué va: Una serie de cruentas muertes empiezan a sucederse sin que la policía pueda determinar ni los motivos ni de quién se trata, simplemente saben que su sanguinario asesino esconde su rostro tras una máscara con forma de rana y que no frenará esta sangría hasta que cumpla con el objetivo que se ha marcado.

Opinión Personal: Siempre he tenido la sensación que los Manga de tomos autoconclusivos o de pocos tomos quizás se quedaban un poco a medio camino, que no habían contado con las páginas suficientes para contar todo lo que debieran o de la forma en la que hubiera sido mejor. Aunque siempre hay muy honrosas excepciones, uno piensa de antemano que un Manga para ser bueno debe tener una extensión mínima, sin llegar a estirar el chicle en demasía ya que entonces se alcanza el efecto contrario. Pero tal como acabamos de decir siempre hay honrosas y benditas excepciones que hacen que nos comamos nuestras propias palabras dándonos unos títulos fantásticos y disfrutables como si se tratara de lo mejor que habíamos leído hasta entonces. Museum he de reconocer que lo cogí con muchas ganas porque sin llegar a poder explicarlo del todo bien, había algo que me llamaba poderosamente la atención. Sí que es cierto que los thrillers bien narrados es una de mis debilidades a la hora de escoger un Manga nuevo al que hincarle el diente y con esta serie daba por hecho que lo iba a tener. Dicho y hecho. Con la obra de Ryôsuke Tomoe tenemos una serie policíaca que atrapa desde la primera viñeta. El autor maneja perfectamente el ritmo narrativo siendo un perfecto conocedor del medio en el que plasma su historia haciendo un uso fantástico de los tiempos, las viñetas y la composición de páginas para jugar con el lector y llevarlo exactamente hacia donde quiere y como quiere. Los personajes están muy bien estructurados y creados dándonos una sensación de realidad que hace que la historia se recrudezca aún más consiguiendo el efecto que quiere el propio autor. Hay que reconocer que tira mucho de clichés de este tipo de historias pero es algo que si se usa para favorecer y mejorar la propia trama no molesta en absoluto sino todo lo contrario, ayuda a tener esa sensación cinematográfica que comentábamos unas líneas más arriba.

El autor nos adentra en una trama muy oscura que va ahogando poco a poco a su protagonista a la vez que lo hace con el lector, mostrándonos con mucha crueldad el reguero de violencia que va dejando al asesino en serie que tiene en jaque a la policía y a sus posibles víctimas futuras. Geniales los pequeños giros de guion que va soltando el autor de forma puntual y en el momento justo para que no decaiga en ningún momento el ritmo ni el interés de esta magnífica serie que bien se podría comparar a la exitosa Seven de David Fincher.

Si hubiera que buscar algún punto negativo, aunque no se sea justo con el autor al hacerlo, se podría decir que el dibujo quizás (y sólo quizás) no esté a la altura de la tan bien planteada trama restándole un poco de más impacto en algunas escenas pero para nada quitándole calidad al conjunto global.

Museum es de esas historias que aún sin haber leído el final todavía (el tercer y último tomo será editado en septiembre), se recomiendan encarecidamente sabiendo que no te equivocarás en absoluto ya que aunque el final del camino nos pueda decepcionar (cosa que aún no sabemos) el viaje es tan disfrutable que sólo por eso merece la pena adentrarse en él.

Edición Española: Norma Editorial es la encargada de traernos esta serie en una genial edición de tres tomos en un formato muy reconocible pos los lectores asiduos de esta editorial ofreciéndonos tomos de más de 230 páginas en blanco y negro, en un tamaño de 13 x 18 cms. aproxidamente en rústica con sobre cubierta a un precio de 9,50€ c/u.

Como hemos comentado antes, de momento sólo hay dos tomos en el mercado a la espera del tercer y último que será editado el próximo mes de septiembre. Finalizamos el artículo mostrando las portadas de los tomos que han sido editados de momento:

Por Miguel A. Aguilar
También puedes escucharle en Freakytown

Cerrar