No Solo Gaming: Volvemos a darle “Recuerdos al Dr. Black Jack”

Pocas son las series japonesas que se podrían encuadrar dentro del denominado género “de médicos” que han llegado a nuestro país. Son pocas y eso puede deberse a la más que fría acogida por parte del público español asiduo lector de Manga hacia las que sí han sido editadas por estos lares. Una verdadera pena teniendo en cuenta que las que han visto la luz en España han sido series de un nivel altísimo con títulos como Black Jack de Osamu Tezuka (autor al que se le conoce como “el Dios del Manga”), la interesantísima Team Medical Dragon o, de la que hablaremos en el artículo de hoy de No Solo Gaming, Recuerdos al Doctor Black Jack.

Para los aficionados más novatos en el mundo del Manga quizás les llame poderosamente la atención el hecho de aparecer el nombre de Black Jack en dos de las series nombradas y es por el simple hecho de que el doctor creado originalmente por Tezuka (autor de, entre otras, Astro Boy y Adolf) es todo un referente en la cultura japonesa al que quiso homenajear Shuho Sato (mangaka de Recuerdos al Dr. Black Jack) nombrándolo en el título de su famosa obra. Simple pero efectivo. Eso sí, dentro de la obra de Sato no aparece ninguna otra mención ni referencia al misterioso doctor creado por el Dios del Manga.

Centrándonos en la actual edición de esta serie por parte de DKO, nos sorprende y nos alegra que recuperen una serie de tantísima calidad con un dibujo más que bueno y unas tramas muy duras que contienen una altísima dosis de crítica al sistema médico japonés. Esperemos que esta vez tenga más suerte con las ventas y podamos verla editada al completo ya que la otra vez nos quedamos con la miel en los labios sin poder disfrutar de su secuela, secuela que sí tienen pensado editar DKO. Esperemos que así sea.



De qué va: La trama se centra en Eijiro Saito, un joven estudiante de medicina que acaba de licenciarse en la prestigiosa universidad Eiroku y sus vivencias dentro del mundo de la medicina en un país tan peculiar como Japón. Saito comienza sus prácticas con la enorme ilusión de convertirse en un gran médico con el fin de salvar vidas pero su ilusión y ganas chocarán de frente con el anquilosado sistema médico nipón y con los distintos puntos de vista de los profesionales con los que se irá encontrando en su camino, que difieren bastante con la idílica idea de nuestro protagonista. Esto hará que Saito luche desde dentro por querer aportar su granito de arena para que el sistema médico cambie pero pronto se dará cuenta de que no es nada fácil ya que hay muchos intereses para que todo siga tal cual.

Opinión Personal: Cuando leí por primera vez esta serie hace ya más de diez años no pensé que fuera a gustarme ni a atraparme tanto como lo llegó a hacer. Me gusta mucho el punto reivindicativo y crítico que tiene hacia el sistema sanitario, que aunque se centre en el japonés podría ser aplicable a más de un país, y sobre todo lo que más me gusta y con lo que me enganchó fue con las historias personales que nos narra el señor Sato.

Con un gran cariño y cuidado con los temas y enfermedades que toca te hace entrar en una montaña rusa de sentimientos cuando nos va explicando la situación de los pacientes que va tratando el joven Saito y en la situación clínica en la que se encuentran, mostrando una tesitura donde nos hace plantearnos si realmente los hospitales y los médicos están hechos para salvar vidas o es un simple y llano negocio donde las personas es lo que menos interesa. Estamos ante una historia que toca la fibra a cualquier lector que le eche un vistazo y que hace que padezcamos junto al protagonista de la historia por las injusticias que nos va mostrando este Manga. Muy acertado también son los datos reales que va aportando el autor y que hace que nos impliquemos aún más en esta cruda pero a la vez bonita y esperanzadora historia.

En conjunto una muy buena serie con un dibujo más que correcto que narra perfectamente cualquier situación que nos plantea y que puede llegar a interesar a cualquier persona que le llame la atención este tipo de historias ya sean lectores de cómics o no.



El autor: El polémico Shuho Sato es el autor de esta serie al que poco conocemos en nuestro país. Nacido en 1973 en la isla de Hokkaido es también el creador de otro éxito como Umizaru, serie que se podría considerar como su debut profesional.

Este dibujante zurdo ha sido uno de los autores que ha intentado poner en jaque el sistema editorial japonés liberando sus obras y acercándolas al gran público a través de Internet. Fue guionista por un corto período de tiempo de la controvertida Bokuman, serie que nació como crítica a la exitosa Bakuman de la que hablamos hace unas semanas en esta misma sección.

A pesar de su, de momento, corta carrera ha recibido varios premios por sus trabajos y ha visto como dos de sus series (Umizaru y Recuerdos al Dr. Black Jack) han sido adaptadas a la pequeña pantalla con relativo éxito.



Edición Española: Como hemos comentado antes, esta serie tuvo una primera edición en el año 2003 por parte de Glénat que sí completó su primera parte editando los 13 tomos que la componen pero nunca estuvo interesada en continuar con la edición de este título y por lo tanto nos quedamos sin poder disfrutar de su secuela.

Ahora es DKO la que vuelve a traernos las andanzas del joven médico Saito en una edición deluxe más que buena que contiene más de 400 páginas a todo color que incluye una interesante entrevista con el propio autor y un artículo desde el punto de vista médico que trata los temas que hemos podido leer en el tomo. Dichos extras hacen que la denominación ‘deluxe’ sea más que acertada ya que nos muestra a todas luces que la editorial ha querido rendirle una muy cuidada edición a esta serie que realmente se lo merece.

Editado además con un papel satinado de mucha calidad y un tamaño bastante grande (16 x 24 cm.) para las ediciones de Manga a las que estamos acostumbrados y en sentido de lectura occidental. Esta es una novedad, junto al coloreado de la obra, que puede no agradar a los puristas de las ediciones de Manga pero, sinceramente, el trabajo es más que bueno y para nada impide que disfrutemos de esta obra al 100%.

Otra novedad es que la serie será editada en arcos argumentales no teniendo por lo tanto numeración normal, ya que una trama puede abarcar varios tomos y han preferido nombrarlos y no numerarlos para que se pueda leer de forma independiente.

Para poder probarlo nos dan la opción de leer los dos primeros capítulos a través de la página web de DKO y, como colofón, si se adquiere a través de su tienda on-line podemos obtener un descuento de 6€ que nunca viene mal.

Para finalizar os dejamos con un vídeo que realizaron los amigos de Deculture donde nos muestran esta genial edición y también os mostramos la portada de su primer tomo:

Por Miguel A. Aguilar

  También podéis escucharle semanalmente en el programa radiofónico Freakytown

Cerrar