Llegan nuevos detalles sobre el SSD de PlayStation 5 y Xbox Scarlett

Red Blue Games, creadores de Sparklite, hablan de la next-gen.

Logos de PS4 y Xbox One

La nueva generación de consolas tiene previsto aterrizar en 2020. Microsoft y Sony ya están moviendo ficha para presentar al mundo Xbox Scarlett y PlayStation 5, con indicios que apuntan a comienzos de 2020, mientras internet se llena de rumores, opiniones y declaraciones de desarrolladores entusiasmados. Una de las grandes bazas de la next-gen va a ser el uso de discos duros SSD, dispositivos de almacenamiento caracterizados por tener una velocidad de transferencia de datos enorme en comparación con los sistemas tradicionales. Son uno de los elementos que más entusiasma a los estudios de desarrollo, como es el caso de Red Blue Games, que ha querido hablar sobre ello.

Los responsables del videojuego Sparklite han concedido unas declaraciones a GamingBolt en las que han dado total protagonismo a los SSD de PS5 y Scarlett. Los de Red Blue se suman a Novarama al señalar las bondades de este componente, especificando que tener un «acceso más rápido al disco será una herramienta bastante buena durante el desarrollo». No obstante, hay otro elemento que tienen muy en cuenta y que podría dejar de lado a este aspecto a la hora de trabajar, y es que la memoria gráfica también juega un papel bastante importante: «por ahora no dependemos mucho del disco, dado que podemos almacenar mucho en la memoria de la GPU«, explican desde el estudio indie.

xbox one x chip

A pesar de eso, consideran que «la mejora del rendimiento en los tiempos de carga serán muy notables para el usuario final». Como ya vimos en su momento de la mano de Sony, lo que quiere ofrecer la next-gen es algo que acabe con los tiempos de carga, algo que evidentemente repercute en el jugador. Uno de los objetivos de los desarrolladores de la nueva oleada de títulos que llegará con la próxima generación es ofrecer rapidez a la hora de jugar, como también construir mundos mucho más ricos y grandes, y con unos gráficos sorprendentes, como ya señalaban desde Take-Two hace poco.

Los discos SSD, la CPU y la GPU, la combinación ganadora de la next-gen

Aun así, y volviendo a las palabras de los padres de Sparklite, el volumen de memoria que pueda almacenar la GPU de las nuevas consolas también jugará un papel bastante importante. Los detalles sobre esta siguen siendo bastante escasos, aunque ha habido muchos movimientos en los últimos meses dentro de AMD que han marcado las líneas que seguirán tanto Scarlett como PS5. De hecho, hay fuertes indicios de que este componente, ligado a la CPU al tratarse de una APU (combinación de CPU y GPU en un mismo elemento) de la compañía, está ya terminado.

Los datos extraídos de las últimas actualizaciones respecto al chip Gonzalo, el que parece ser el nombre en clave de la APU de PlayStation 5 y también el posible de Scarlett, solo han servido para vislumbrar su posible velocidad, como también la arquitectura en la que se basan; pero se desconoce por completo cuál sera el total de memoria que tenga. Tanto la RAM de ambas consolas, como la VRAM de sus GPU son importantísimas para llevar a cabo numerosas tareas en materia de procesamiento gráfico, y ahí es donde residirá otra de las grandes claves para el buen trabajo de los devs.

Juan Antonio Fonseca Serrano

Saltando sobre tortugas en los suburbios de Midgar, con una guadaña cerca del corazón, desde finales de los 80. Juego a lo que puedo, junto letras sobre lo que me apasiona y siempre tengo un ojo en las redes.

Publicaciones relacionadas

Cerrar