Ocho datos de StarCraft que no conocías

El 31 de marzo de 1998 llegaba a las tiendas de Estados Unidos un juego de Blizzard llamado StarCraft. El juego de estrategia en tiempo real tomaba las bases del universo fantástico de WarCraft y las trasladaba a un futuro con nuevas razas y una cruenta guerra intergaláctica en ciernes, con peligrosas facciones y ejércitos involucrados. Con su 20 aniversario a la vuelta de la esquina, y su secuela aún dando que hablar, es momento de hacer un poco de retrospectiva con datos que puede que no conocieras.

El portal Nerdist nos deleita con 8 datos pocos conocidos sobre StarCraft que nos trae Dan Casey en una nueva entrega de su espacio The Dan Cave. El aniversario es casi una anécdota, porque lo cierto es que StarCraft es un juego como para ser estudiado. No solo es uno de los más famosos, vendidos y aclamados de todos los tiempos. Además cuenta con estos datos bastante particulares.

Por ejemplo, que no siempre fue el éxito que se conoce y se adora por parte del público, que su temática estuvo a punto de ser algo distinta, e influida por cierta película de serie B, o que un astronauta se llevó el CD a la Estación Espacial Internacional.

Y hay más. Lee con atención:

En su demostración en el E3 de 1996, StarCraft fue vapuleado por la crítica por ser, básicamente, WarCraft II con diferente aspecto.

El concepto inicial incluia vampiros espaciales, porque era algo que al equipo le hacía gracia. Como en la película de culto Fuerza Vital, de Tobe Hooper.

El nombre de Sarah Kerrigan se debe a la patinadora olímpica Nancy Kerrigan, a quien el ex-marido de su rival Tonya Hardings mandó romper las piernas.

StarCraft ha trascendido los videojuegos en Corea del Sur, y sus partidas se retransmiten a nivel nacional desde el año 2000.

Sin salir de Corea del Sur, su ejército del aire llegó a crear un equipo profesional de StarCraft para competir.

En 2002, Blizzard anunció StarCraft: Ghost, un spin-off en tercera persona que quedó en una pausa indefinida hasta que, finalmente, murió.

StarCraft ha estado en la Estación Espacial Internacional, siendo el primer juego de ordenador en lograrlo al ir en el equipaje del astronauta Daniel Barry.

Una película de StarCraft no parece factible tras el descalabro de Warcraft: El Origen. Pero si se da el caso, Blizzard quiere que la haga James Cameron. Él o nadie más.

Cerrar